ALFONSO CARLOS DEL REAL LÓPEZ
ALFONSO CARLOS DEL REAL LÓPEZ

Una tertulia con un embajador

El pasado sábado 3 de septiembre tuve la oportunidad de coincidir en una charla con el embajador en retiro, Antonio Guillermo Villegas. La tertulia fue organizada por el Colectivo Kybernus Zacatecas y Formación Cívica de Zacatecas, en alianza con la Unidad Académica de Contaduría y Administración (UACA) de la Universidad Autónoma de Zacatecas. El objetivo de la misma era escuchar las consideraciones de un diplomático de carrera respecto del sistema económico en Asia y las posibilidades de integración comercial para México y sus entidades federativas, en el caso de Zacatecas.

El embajador Villegas tiene una gran experiencia, sin duda alguna. Se nos quedaron muchos puntos en el tintero, pero creo que la plática con él fue extraordinariamente enriquecedora. Fue muy grato tener una amplia participación de alumnas, alumnos, maestras y maestros de la UACA y del público en general.

La calidad del diplomático mexicano quedó más que manifiesta y su currículum lo avala: embajador de carrera desde 1972 hasta 2012, cuando concluye su comisión como Embajador de México en Singapur (al haber alcanzado la edad en que por ley se hace obligatoria su jubilación); el diplomático mexicano es licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México con Maestría en Derecho Internacional Económico en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Domina el inglés y el francés y tiene amplio conocimiento del japonés. Desde 1986, cuando recibió su nombramiento presidencial como embajador, había ocupado cargos de alta responsabilidad en el gobierno mexicano.

Además, el embajador Villegas ha tenido varios cargos en el área del servicio exterior mexicano: director General para países de África, Asia y Oceanía; director General para países de América Latina y el Caribe; embajador de México, representante Permanente Alterno de México ante las Naciones Unidas, Nueva York; embajador de México ante el Reino de Noruega; embajador de México, acreditado como cónsul general en Osaka, Japón; embajador de México ante la República de El Salvador; embajador de México ante la República del Paraguay; embajador de México ante la República del Perú y embajador de México ante la República de Singapur.

Las credenciales del embajador hablan por sí mismas; pero lo más importante, me parece, es la idea que dejó sembrada en la tertulia: hay que voltear a ver a Asia. Un estado como Zacatecas puede y debe insertarse ahí, a través del apoyo empresarial, con emprendedores y a través de instituciones académicas. Éste es el mercado del presente, ya no del futuro. Sí, en efecto, hay muchas cosas culturales y gubernamentales que han incidido mucho en el desarrollo positivo de Japón y Singapur, y que nosotros no tenemos ni tendremos, pero también estos países han sabido aprovechar circunstancias y, sobre todo, sembrar para cosechar.

Ya después de la tertulia –de la que puedo decir que el embajador salió muy animado y contento– tuve la oportunidad de dialogar con él sobre diferentes temas; nunca había coincidido con un embajador, y me queda claro por qué llegan a tener la representación oficial de México en otros países, y el colmillo largo y retorcido que desarrollan para generar empatías.

Hay proyectos pendientes. Ambos nos comprometimos a seguir desarrollando actividades; al amparo de la cátedra Fernando Solana de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, y en alianza con Kybernus, AC, Formación Cívica de Zacatecas y la UACA de la UAZ tendremos más pláticas con gente como él, de diversos temas. Creo que serán muy aleccionadoras. Algo aprenderemos en ellas. Ya lo verán.

 


Los comentarios están cerrados.