Emilio
Emilio

El pasado martes 6 de octubre se cumplieron 18 años de emisión de Avance Universitario en Radio Zacatecas. Eran dos horas, de cinco a siete de la tarde. En versión de Comunicación Social describen así su propósito: “difundir al exterior su quehacer como máxima institución educativa de la entidad, la diversidad de pensamientos, ideas y conocimientos de su comunidad”.

Con Avance Universitario se instauró una voz, una versión cotidiana, que reúne la difusión hablada de los universitarios. Por cierto, hasta ahora no hay dichos, rumores o datos de censura. Ni tampoco hay intervención en reyertas públicas. Es una historia opuesta a varias estaciones de radio de Zacatecas, porque Avance Universitario, y ahora Cuadrante, han ganado tantos premios nacionales y estatales de periodismo radiofónico que dan cuenta de calidad y servicio a la comunidad.

La historia de Avance y Cuadrante es un clásico relato de superación y éxito. Las iniciales producciones ocurrieron en un reducido cuarto sita en el segundo piso del pasaje comercial que va de la plaza Genaro Codina a la calle Allende. El cuarto estaba avituallado con cartón para llevar huevo, una mesa y una vieja máquina para producir. Hoy día tienen lo necesario y algo más para hacer lo que la vocación les va a Jael, Juanita, Efraín, Lety, Verónica, René y el joven Chávez. En esa lista faltan Otilia Salinas (quien recién falleció) y Nora Amelia Martínez (que está jubilada).

Hoy lunes, a las 10 de la mañana, desde el patio de luces del edificio de la Rectoría, será inaugurada la transmisión de RadioUAZ online. Será el inicio de otro ciclo que armoniza con las nuevas tecnologías las formas de transmisión y difusión. Bienvenido sea RadioUAZ.

 

Algo más

Sigifredo Esquivel Marín, filósofo apreciado y profesor de yoga, ganó el Premio Internacional de Teatro 2016. Presentó el ensayo El cuerpo presente en los umbrales de la finitud. 29 tesis sobre teatro, política e inmanencia. El jurado apreció la “mucha consistencia ideológica, con un tratamiento muy bien elaborado en la escritura y una fundamentación filosófica muy importante”. El Boletín del INBA asienta que “el leitmotiv del texto es el cuerpo del actor: lo analiza y propone que su extra cotidianidad es fundamental cuando se forma parte del teatro. Es decir, la cotidianidad a la que nos tiene sometidos el mercado no aporta demasiado al trabajo que realiza el actor en la escena. El autor afirma, en el texto ganador, que el actor tiene que luchar en contra de esa cotidianidad para poder convertir su cuerpo en algo esencial, hermoso e inteligente para la escena”.


Los comentarios están cerrados.