Emilio
Emilio

Luego de la inauguración de Casa Iacomo (sita callejón de la Moneda, atrás del Teatro Fernando Calderón), se apuesta a la convivencia del restaurante con una galería de arte. Hace días, en lo que fuera parte de la casa del impresor Nazario Espinosa, fue inaugurada la exposición colectiva Medusa Sul Mare. Hay pintura, instalaciones y esculturas.

La disposición del edificio, y una sutil curaduría, facilitan para hacer un recorrido visual por obras, planeadas y no, que dialogan con el concepto de cocina auténtica italiana del chef Stefano Iacomo.

En Medusa Sul Mare están los que deben de estar. Quizá falten algunos y algunas. Llaman mi atención dos cuadros de formato amplio expuestos en el salón principal; uno es de Tarsicio Pereyra (Sin título, acrílico sobre tela), el otro es de Jesús Reyes C. (Nude, óleo sobre tela). Es obvio que el formato no los distingue, sino la madurez discursiva de su obra. Pereyra sigue dando tonos, esta vez gris-blanco-gris-blanco; es la convivencia de la percepción. Allí nada domina… En lo del afamado Reyes se mantiene, con nuevas procuraciones expresivas, la coexistencia de espacios, figurines y los tonos de una paleta que le distingue.

También se expone obra de Enrique Barajas Pro, quien da cuenta de trazo certero en lo que parece una disposición de mesa o una suerte de nuevo bodegón.

Si usted no desea ingresar al restaurante, mire lo que se expone en el zaguán. Está lo creado por Juan Carlos Villegas y Javier Cortez. Dispuestas en contrapunto, son uno de los mejores diálogos pictóricos recientes del panorama artístico de Zacatecas. Las medusas de Cortez son figuras en movimiento, si se mira el conjunto. Y son aguaviva si se captan las cabezas de esas representaciones marinas. Villegas sigue con sus ensayos en técnicas y discurso. Resulta en Juan Carlos armonía y equilibrio de los tonos de su representación.

 

Algo más

Abraham Escobedo Salas volvió a ganar. En esta ocasión con Los hijos del Manglar en la edición 2016 del MIRA Film Fest (Fundación Cinepolis), en la categoría Cortometraje documental terminado. En el filme se da testimonio de la educación de un profesor a los niños que participan en el grupo ecológico Natupekes, a quienes enseña el respeto por todas las especies de una playa de Nayarit. La premiación fue el lunes pasado en una sala de cine de la Ciudad de México. El jurado estuvo integrado por Kate Langrall Folb, de Hollywood Health & Society, Jorge Magaña, director de Shorts México Festival Internacional de Cortometrajes de México, y Antonio Harfuch Álvarez, del Festival Internacional de Cine de Morelia desde 2015.


Los comentarios están cerrados.