DANTE GODOY | NTRZACATECAS.COM
DANTE GODOY | NTRZACATECAS.COM

Guadalupe.- Usuarios y personal que labora en la alberca olímpica de Guadalupe denunciaron que la directora de este espacio deportivo y de recreación se conduce con prepotencia y falta de atención.

Enrique del Hoyo Sánchez-Castellano, afiliado a los cursos que se imparten en la piscina, se quejó de la falta de desinfección del agua, al argumentar que, al nadar, “sale espuma”, además de que los sanitarios no funcionan.

Asimismo, el costo de las inscripciones para las personas de la tercera edad, que era de 300 pesos la mensualidad, ha sido rebasado y se cobra lo normal, sin el descuento.

“No sabemos a dónde va a parar el dinero de las cuotas, el piso está pegajoso, le ponen demasiados químicos a la alberca y eso nos está causando problemas en la piel; además, la directora Vanessa Ortiz me amenazó con sacarme por la fuerza de las instalaciones”, aseveró.

dsc_5241

Del Hoyo Sánchez-Castellano comentó que los encargados no prestan atención a los requerimientos de los nadadores; además, detectó que existe un “sobrepoblamiento de instructores”, pues se cuenta hasta con seis por cada turno.

“Ninguno está haciendo sus funciones, se la pasan en el celular, chateando, jugando o en el whatsapp, creemos que eso no es justo”, externó.

Marilú Álvarez Fernández, doctora del turno matutino, informó que en el dispensario médico no hay botiquín ni medicamentos disponibles en caso de que alguna persona necesitara atención inmediata para curar heridas.

Detalló que en muchas ocasiones ha tenido que poner de su bolsa para ayudar a quienes llegan a su oficina por atención médica básica; “no podemos acercarnos a Vanessa Ortiz Guerrero porque tiene tratos despectivos hacia el personal; incluso las personas de limpia tienen prohibido aproximarse a las oficinas porque les ha dicho la directora que son sucias”.

Catalina García Bravo dijo que a sus dos nietos les salieron ampollas con pus, derivado de que los llevó al curso de verano en la alberca olímpica, ante la falta de limpieza de la misma; “ya no sabía qué hacer, les comenzó a erupcionar la piel y tuve que curarlos con los pocos recursos que tenía a la mano, está muy mal atendida y sucia esa instalación”, reclamó.


Los comentarios están cerrados.