Emilio
Emilio

El restaurant La Fonda (sita en la esquina de las calles Doctor Hierro y La Moneda, atrás del Teatro Fernando Calderón) alberga la exposición Un cielo cruel y una tierra colorada, de Fernando Jiménez Luévano. En esta ocasión, Jiménez da cuenta de su trabajo reciente, el cual está vinculado a la lectura que hizo de la poesía de Ramón López Velarde, en específico del poema La bizarra capital de mi estado: “He de encomiar en verso sincerista/ la capital bizarra/ de mi Estado, que es un/ cielo cruel y una tierra colorada”.

La exposición fue dispuesta en dos salones del caserón (que mantiene algunos vestigios de la decoración original). En uno se colocaron los cuadros que aluden al cielo y en otro los correspondientes a la tierra. Por supuesto, los tonos dominantes son el azul y el rojo. Éstos los concierta con amarillos y negro sobre el blanco de los papeles. Las diferentes dimensiones permitieron colocarlos en las viejas y gruesas paredes del local.

La obra Un cielo cruel y una tierra colorada está cohesionada por trazos gruesos verticales, horizontales y algunos perpendiculares. El movimiento evidente está en los trazos delgados, cuyas líneas hacen vericuetos. El azul no es cobalto; el rojo no es colorado. Los tonos evidentes son controlados por los amarillos y el negro. Es notorio que en esta colección, Jiménez experimenta, si no es que juega, con las múltiples posibilidades de abstraer y representar el cielo y la tierra. En ese sentido, lo dispuesto por el artista requiere de espectadores que comprendan la representación donde los seres humanos se desenvuelven, que quizá sea las locaciones de trayectoria de Jiménez.

 

Algo más

Coincido con quienes están tristes por el fallecimiento de Francisco Almaraz. Él fue un reconocido artista pictórico y un antiguo discreto trabajador en el sistema bibliotecario del municipio de Fresnillo. La última exposición de Almaraz fue en junio de este año; entonces mostró su obra reciente en La Tablita, convertida en galería alternativa.

 

Y todavía más

El Festival de Poesía Ramón López Velarde cumple 34 años (según la suma de sus reuniones anteriores). En ese marco, además de las lecturas y conversatorios, será presentado el libro Un hombre, una mujer y un mirlo, de David Castañeda (ganó en 2015 el premio nacional de poesía). En el teatro, a las 8 será la premiación, una para el poeta ganador de la edición 2016 y otra para el premio internacional de reconocimiento a la trayectoria, el cual es para el italiano Emilio Coco.


Nuestros lectores comentan

  1. PRESTIGIADO ACADEMICO

    Igualmente no se ha hecho justicia en reconocer la obra del extinto pintor de Calera José Correa.
    Muchas felicidades al Oquicalidense Fernando Jiménez y a Jovita Aguilar su leal promotora.