CLAUDIO MONTES DE OCA | NTRZACATECAS.COM
CLAUDIO MONTES DE OCA | NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.- El titular de la Secretaría del Agua y Medio Ambiente (SAMA), Víctor Armas Zagoya, informó que el dinero recaudado, en caso de que se apruebe el impuesto ecológico, se utilizará para acciones en pro del medio ambiente.

En conferencia de prensa, el funcionario dio a conocer que los criterios para determinar las empresas que se consideren altamente contaminantes resultarán de una nueva procuraduría estatal de protección al ambiente que se instalará a partir del 1 de enero de 2017.

“Se contempla la creación de la procuraduría estatal de protección al ambiente, la cual, en el propio código de biodiversidad, va a incluir estas facultades de medición, supervisión y, ligada con la Secretaría de Finanzas (Sefin), estará atenta al cobro del impuesto de responsabilidad ambiental en sus cuatro vertientes”, detalló.

victor-armas-zagoyaArmas Zagoya agregó que el impuesto se destinará a obras para la infraestructura de la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ), mejoramiento o restauración del equilibrio ecológico; así como en acciones estatales de inspección y vigilancia de fuentes fijas de contaminantes y cumplimiento con las disposiciones ambientales aplicables.

Destacó que el ingreso por impuesto de responsabilidad ambiental se aprovechará para prevenir y atender desastres naturales y contingencias ambientales; además, en la vivienda para la reubicación de los habitantes en zonas de riesgo, establecidas en la fracción II del artículo 8 de la Ley General de Cambio Climático.

“La implementación de las contribuciones ecológicas obedece a convenios internacionales que México está obligado a cumplir y representa una supremacía legal que no invade la competencia federal en ningún momento”, refirió.

El secretario enfatizó que las empresas que deberán cubrir este impuesto son las que realicen extracción de materiales, aun cuando constituyan vetas, mantos o yacimientos, como agregados pétreos, andesita, arena, caliza, cantera, caolín, grava riolita, rocas, piedras y sustrato.

La base para calcular el impuesto será el volumen de metro cúbicos de material extraído; por cada base, según el material que se extraiga, hay una cuota que oscila entre los 11 y los 456 pesos.

También las compañías que emitan gases a la atmósfera entran en el supuesto de contaminantes, en especial aquellas que expulsen bióxido de carbono, metano y óxido nitroso, entre otros gases de efecto invernadero.

La base de la cuantía de carga contaminante, refirió, de las emisiones gravadas que se realicen desde las instalaciones en toneladas es de 250 pesos.

Por su parte, las empresas que emitan contaminantes al suelo, subsuelo y agua contaminados ya sea por hidrocarburos, arsénico, bario, berilio, cadmio, cromo hexavalente, mercurio, níquel, plata, plomo, selenio, talio y vanadio, así como contaminantes en aguas residuales ocasionados por metales pesados y cianuros, por cada 100 metros cuadrados de afectación la empresa pagará como impuesto 25 pesos y por cada 100 metros cúbicos de agua serán 100 pesos.

Para quienes depositen o almacenen residuos en vertederos públicos o privados, puntualizó, el impuesto será de 100 pesos por tonelada, al considerar cualquier material generado en los procesos de extracción, beneficio, transformación, producción consumo, utilización, control o tratamiento cuya calidad permita usarlo nuevamente en el proceso que lo generó.


Los comentarios están cerrados.