REFORMA | NTRZACATECAS
REFORMA | NTRZACATECAS

CIUDAD DE MÉXICO.-  Andrés Calamaro consiguió absoluta intimidad con sus seguidores este domingo por la noche durante el segundo y último concierto que ofreció ante un repleto Teatro Metropólitan, como parte de su gira Licencia Para Cantar.

Luego de que varios miembros de su staff repartieran volantes con la petición de que la gente se abstuviera de sacar fotografías y de tomar video, el ex Los Rodríguez salió a escena a las 19:15 horas elegantemente enfundado en saco y pantalones negros y una camisa color vino.

Acompañado por un percusionista, un pianista y un contrabajista, la velada inició con “La Libertad”, en medio de una atmósfera a media luz, en tonos rojizos y aderezada por cuatro tapetes antiguos sobre los cuales los músicos hicieron delirar a los presentes, quienes en general respetaron la petición de no sacar sus celulares.

La primera parte del show se recargó en temas como “Bohemio”, “Algo Contigo”, una mezcla de “Ok Perdón” y “Soy Tuyo”, además de “El Día que Me Quieras”, “Garúa” y “Cacho de Buenos Aires”.

Tras saludar al respetable con una sonrisa y sus eternas gafas oscuras, se embolsó el canto generalizado al interpretar dos de sus esenciales: “Tuyo Siempre” y “Los Aviones”.

La nota alta del show la mantuvo una seguidilla de éxitos de Los Rodríguez como “La Copa Rota”, “Para No Olvidar” y “Mi Enfermedad”, pero las que Calamaro dejó prácticamente en boca de la gente fueron “Flaca” y “Paloma”.

Tras un receso de un minuto y entre cánticos de “¡Olé, olé, olé, olé, Andrés, Andrés!”, el cantautor y sus tres cómplices regresaron al escenario para rematar la aventura bohemia con la nostalgia de “Media Verónica” y “Crímenes Perfectos”, justo a las 20:51 horas.

Foto Archivo

Los comentarios están cerrados.