Contagio

El desastre en el que se encuentra Fresnillo ya contagió a muchos sectores, entre ellos al de los comerciantes y empresarios fresnillenses. Además ambos se han visto afectados por la falta de liquidez del ayuntamiento.

Por ahora demuestran demasiada paciencia, pero si recuerda estimado lector, hace unos meses se manifestaron al entonces alcalde Gilberto Dévora Hernández, quien nomás pagaba a sus allegados y conocidos y gente de su contentillo.

Quizás sea la época navideña o que el alcalde José (Pepe para sus cuates) Haro tiene mucha suerte o es muy guapo (dicen en los pasillos). Quizás (sólo quizás) eso le ha ayudado a mantenerlos quietos (a los comerciantes) y además, ha logrado que le sigan fiando para que él (Haro) cumpla sus compromisos con la gente.

—-

Chistosito

Pero eso no es todo. A lo cargadito que anda al presidente Pepe (para sus cuates) Haro hay que agregarle las ideotas que se les ocurren a ciertos regidores. Viene al caso Eduardo Aguirre Reveles, quien para hacer que trabaja echó una propuestota al aire.

Claro, su idea le costo el bullying de sus compañeros que ahora lo llaman el regidor “lelo”. Aseguran en los pasillos (los chismosos, ya sabe) que le hicieron un escaneo y detectaron que no le sube agua al tinaco.

Y tan que no le sube, que propuso ante el cabildo que no haya comercios del mismo giro a 100 metros a la redonda. ¿Peeerdón? Todos se quedaron con cara de What? Imáginese estimado lector, tendrían que cerrar todos los comercios del centro de Fresnillo. ¿Y con la crisis?

—-

Parodia

El ambiente político está tan interesante que los estudiantes en las escuelas hacen del tema una parodia para presentar sus pastorelas. ¿No nos cree? Pregúntele a la presidenta honoraria del DIF Municipal Paulina Suarez del Real.

En la semana acudió al Cecati a la pastorela organizada por estudiantes de la UAD y cuentan en los pasillos que saló muuuy lastimada de los oídos. La presentación tocó tooodo lo que el gobierno ha dejado de hacer en Fresnillo.

Y Pao (para sus cuatas) como si hablaran de otro mundo. Nomás sonreía y sonreía fingidamente, como que quería que la tierra se la comiera. Lo bueno que no pasó a mayores, no hubo represalias contra la escuela ni buenos resultados en las calles.


Los comentarios están cerrados.