REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO .- Hay una tradición decembrina que el Palacio de los Deportes ha albergado los últimos dos años: Caifanes en vivo.

Desde 2011, en su reencuentro, la banda sigue provocando tumultos y expectación, pese a que no han sacado material nuevo desde hace dos décadas; y que en sus conciertos suelen repetir los hits de sus únicos cuatro álbumes.

Pero, en una era distinguida por la inmediatez y los cambios repentinos, de los cuales la agrupación no se ha salvado (Alejandro Marcovich volvió a salir de sus filas), la gente encuentra en el show el grato placer de la añoranza.

Fue por eso que, en cuanto salieron Saúl, Diego, Sabo, Alfonso y Rodrigo (el nuevo guitarrista), las 18 mil personas que la noche del domingo llenaron el inmueble se deshicieron en gritos y aplausos.

El ritual que surge entre fans y grupo, que siempre presume el cantante, principió con «Los Dioses Ocultos», a las 20:30 horas.
Lo primero en sonar fue el teclado de Diego, lo cual creó una profunda atmósfera de solemnidad. Pero la alegría y ritmo que distingue a «Para Que No Digas Que No Pienso en Ti» dinamitó la sensación.

«Muchas gracias. El aplauso es para ti raza, no para nosotros. Y además, Caifanes está a tus pies», dijo el frontman, en la primera de muchas interacciones.
Las rolas de «Los Caifas» son una montaña rusa en lo anímico, pues van de lo más prendido a lo más reflexivo; de lo más estridente a lo más tranquilo… de lo más relajiento a lo más contestatario.

«Te Estoy Mirando», «Miedo», «Nubes» fueron el reflejo de ello, pues desde que sonaron nadie volvió a sentarse en las sillas dispuestas en todo el inmueble.
Caifanes sorprendió con la interpretación de los covers «Heroes», de David Bowie; y «Por Ti», de Óscar Chávez, antes de concluir el concierto, a las 23:30 horas.

1005143757

Los comentarios están cerrados.