NOTIMEX | NTRZACATECAS.COM
NOTIMEX | NTRZACATECAS.COM

Buenos Aires.- El escándalo por los abusos sexuales y físicos que dos curas cometieron en contra de decenas de menores sordos se intensificó luego de que la justicia argentina ampliara la investigación en contra de los sacerdotes.

Los curas Nicola Corradi, de 82 años, y Horacio Hugo Corbacho, de 56, un monaguillo y dos empleados están detenidos bajo los cargos de “abuso sexual agravado por la guarda y la convivencia preexistente con menores, en concurso real con corrupción de menores”.

El caso estalló a principios de este mes en la provincia de Mendoza, ubicada a mil kilómetros de Buenos Aires, donde ambos estaban a cargo del Instituto Antonio Próvolo, una escuela católica para niños sordos.

Aunque hacía años que había indicios de los abusos, el caso de una menor que detalló lo que ocurría en la escuela permitió iniciar una causa judicial que se va agravando cada vez más.

Hasta ahora, gracias a los testimonios acumulados, se ha descubierto el abuso de 13 menores de ambos sexos, pero los investigadores calculan que el número de víctimas podría llegar a 60.

Corradi es un cura italiano que ya había sido acusado de violaciones en Italia desde mediados de los años 50, pero logró viajar hacia Argentina para ocultar sus abusos.

Pese a su historial, Corradi fue cobijado por la Iglesia Católica y se instaló primero en La Plata y luego en Mendoza para encabezar un instituto en el que se les prohibía a los estudiantes usar el lenguaje de señas, con lo que no podrían denunciar lo que padecían.

Los testimonios recabados denuncian violaciones tumultuarias a una alumna que, previamente, era atada a unas rejas, o jóvenes que eran obligados a mantener relaciones sexuales con sus compañeros ante la mirada de los curas.

Algunos de los menores han declarado que no sufrieron abusos sexuales pero sí físicos, ya que eran golpeados de manera constante.

El arzobispo de Mendoza, Carlos María Franzini, intentó deslindar a las autoridades eclesiásticas del caso, al asegurar que desconocían los antecedentes de abuso que Corradi arrastra desde hace décadas.

La causa judicial ya se amplió de Mendoza a La Plata, la capital de Buenos Aires, donde también había otro instituto católico en el que trabajó el cura italiano.

Un exalumno de esa escuela denunció que había sido abusado sexualmente ahí cuando era chico, por lo que las autoridades ya comenzaron a investigar si hay más casos para demostrar que Corradi jamás dejó de cometer delitos.

Pederastia

 


Los comentarios están cerrados.