Pues pasó lo que tenía que pasar, o más bien, lo que todo mundo sabía que pasaría, y las señoras y los señores diputados de la LXII (62) Legislatura aprobaron, mayoriteadamente, que el gobierno del estado contrate deuda para refinanciar deuda.

Cuentan los chismosos que estuvieron presentes en la sesión legislativa, que la oposición se lamentó de lo mismo de siempre, y los oficialistas ni siquiera se dieron a la tarea de defender concretamente la propuesta, sino que todo fue discursos sosos sin efecto.

Pero lo más destacable, dicen, es que fue el PAN quien defendió hasta con vehemencia –más que los priístas– el camino propuesto para darle un respiro a las finanzas del estado. Dicen que al menos Arturo López de Lara y Lorena Oropeza traían bien puesta la camiseta… tricolor.

Y también aprobaron, por el mismo método de la mayoriteada, la Ley de Ingresos para el próximo año, por lo que quedan en firme los impuestos ecológicos (aunque matizados), otro a las bebidas alcohólicas (matizado también), a la infraestructura, y los incrementos al Impuesto Sobre Nómina y el de beneficio a la UAZ.

Lo más chistoso de todo, fue que al momento de presentar las reservas a la ley, se generó una confusión, pues los diputados LeRoy Barragán y Arturo López de Lara presentaron prácticamente la misma reserva. ¿No se pusieron de acuerdo? Luego dicen que no se juntan… ajá.

Finalmente, con candados y matices que supuestamente protegerán a los más fregados, y le pegarán más a las grandes empresas, cerraron este primer capítulo que promete continuar… cuando aprueben (mayoriteadamente, se asegura) el presupuesto de egresos. ¡No se lo pierda!

Y más de tres asistentes a la vespertina sesión legislativa se preguntaban –mientras los diputados aprobaban impuestos, empréstitos y otras linduras– ¿dónde están los presuntos afectados por la Ley?

No se vio en el congreso, por ejemplo, ni a los constructores, ni a las cámaras empresariales, ni a organizaciones sociales que (quizás en otros tiempos) sí se hacían presentes en la cámara al menos para hacer protesta silenciosa.

Curiosamente, los únicos que se vieron ahí fueron los representantes de los productores de alcohol, vigilantes y satisfechos de que al menos le hubieran puesto un candado al impuesto, de modo que no les afecte taaanto a los productores zacatecanos. ¿Y los demás? Han de estar muy contentos…

Cuentan las malas lenguas que, de todos los secretarios del estado de Zacatecas, hay por lo menos uno que ya se supo que se lleva las palmas por prendidito y presumido… siempre y cuando sea a costa del erario.

Chismosos que se enteran de todo, como si fueran la Función Pública, aseguran que por ahí andan investigando unas facturas que Víctor Armas Zagoya, el verdísimo secretario del medio ambiente, metió para justificar la compra de ¡unos trajecitos muy monos!

Como si quisiera hacerlos pasar como “ropa de trabajo” (ni que fueran overoles), ahora los chismosos se devanan los sesos por averiguar si eran facturas de Aldo Conti, de Men’s Factory… o de Milano. ¡Hagan sus apuestas!


Nuestros lectores comentan

  1. Enrique Hernández Rivera

    La cmic en Zacatecas está entregada y dominada por completo a gobierno del estado, en cuanto al pendejo de Víctor armas no se equivoquen el compra en USA faltaba más .