Alberto Chiu
Alberto Chiu

Ha trascendido en estos días, no como chisme sino como confirmación de una verdad jurídica, que el rector de la Universidad Autónoma de Zacatecas, Antonio Guzmán Fernández (por sí mismo o por medio de su jurídico, eso no lo sé), finalmente anotó un golazo… pero en su propia portería.

Tal como quedó publicado en los documentos del juzgado correspondiente, se revela ahora que el rector se desistió del amparo que había interpuesto en contra de la Federación (en contra de Hacienda, del Servicio de Administración Tributaria), y que tendría como objetivo el evitar que esta instancia le siguiera reteniendo ministraciones de recursos, tal como ocurrió en octubre pasado, cuando le retuvo 136 millones de pesos.

Como se recordará, en aquel momento el rector, incluso, convocó a una rueda de prensa para advertir que, debido a la retención hecha por Hacienda, no podría pagar los sueldos y salarios de aproximadamente 5 mil docentes y trabajadores, anuncio que dejó con el alma en un hilo a miles de zacatecanos que verían, irremediablemente, lesionado su patrimonio económico.

En esa rueda de prensa, convocó el rector a la unión de esfuerzos y a trasladarse, de manera inmediata, a Ciudad de México para gestionar más recursos para la UAZ. Y fue acompañado por el gobernador del estado, Alejandro Tello Cristerna, para apoyar en dicha gestión.

¿Qué cara pondrá ahora el gobernador, al enterarse de que el rector, al que apoyó a gestionar dinero, ya bajó las manos?

Con el desistimiento del amparo, mismo que habría ocurrido entre noviembre y principios de diciembre, lo único que logró el rector universitario es que caigan aún más sus bonos entre los propios universitarios, quienes ahora cuestionan el compromiso que dice tener Guzmán Fernández para con la institución que le nombró líder.

¿Qué opinarán por igual los miembros del Consejo Universitario, quienes depositaron en él la confianza para que defendiera a la UAZ? ¿Les habrá avisado o quizás consultado su decisión de desistirse del recurso legal interpuesto para que Hacienda ya no tocara su dinero, el poco que tiene la universidad?

Y si en todo caso lo consultó con ellos y le apoyaron en esta decisión, ¿qué responsabilidad tendrán también la próxima vez que Hacienda vuelva a retener recursos de la máxima casa de estudios del estado, por los adeudos que sigue teniendo con el fisco federal? ¿Y qué responsabilidad tendrán si se llegan nuevamente a retrasar los pagos a maestros y trabajadores de la UAZ, como ya sucedió?

Ahora sale el rector con que el amparo interpuesto en aquel momento era sólo una medida para “ganar tiempo”, pero que fracasó y que seguir con el proceso hubiera implicado más vueltas a Ciudad de México, y mucho tiempo, y mucho costo…

Por estas declaraciones y muchas otras actitudes asumidas por Guzmán Fernández, ha comenzado a generarse una corriente de opinión entre universitarios, que cuestionan si el rector está verdaderamente velando por los intereses de la universidad, como es su obligación, y que cuestionan duramente si acaso sabrá lo que está haciendo, pues aseguran ha dejado ahora a la UAZ en un estado de indefensión ante Hacienda.

Por asuntos menos graves –o gravosos– para la UAZ, universitarios han sido expulsados por “conducta antiuniversitaria”, así que dejar a la universidad expuesta nuevamente a la falta de recursos, como está sucediendo, debería tener también consecuencias sobre Guzmán Fernández y, por qué no, también sobre aquellos que le ayuden a desproteger a la institución.

Lamentablemente, también, ha llegado ya la época de vacaciones invernales y, hasta donde se ve, a los universitarios ya poco les importará el asunto hasta que regresen en enero próximo. Ojalá no se les olviden estos asuntos y, efectivamente, los retomen para bien de la institución.

Les invito a que sigan de cerca el desarrollo de esta historia universitaria en NTR Medios de Comunicación, mientras Coralillo descansa inmerecidamente las siguientes semanas, para retornar el 9 de enero próximo, cuando espero encontrar nuevamente su amable lectura. Felices fiestas.

 


Nuestros lectores comentan

  1. Ya me pagaron ,fui temprano y el primer cheque de Miguel me entregó de volada de ahí mismo llame al srio particular y me dijo que el lunes me agendaba que le volviera a llamar. Nos vemos la próxima semana .