REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

México.- Guerrero, Ciudad de México, Veracruz y Michoacán son las entidades más peligrosas para ejercer el ministerio sacerdotal, informó el Centro Católico Multimedial (CCM) en su reporte 2016. curas_-960x500

En el informe titulado «Tragedia y Crisol del Sacerdocio en México 10 Años de Persecución» se explicó que el porcentaje de ataques más usual corresponde en un 44 por ciento a extorsiones, secuestro, tortura y asesinatos.

Mientras que el 35 por ciento son robos a parroquias, 15 por ciento agresiones en la calle y 6 por ciento causas desconocidas.

De 1990 al 2016 en Guerrero y Ciudad de México sucedieron ocho asesinatos de presbíteros, así como siete en Veracruz y seis en Michoacán, señala el informe.

En el escrito, el CCM consideró el 2016 como el año más trágico de los últimos 26, ya que se registraron los asesinatos de los sacerdotes José Alfredo López Guillén, en Michoacán, y Alejo Nabor Jiménez y José Alfredo Suárez, en Veracruz.

Además, existieron dos secuestros frustrados de los sacerdotes Luis Antonio Salazar de la Torre, en el Municipio de Guadalupe y Calvo, en Chihuahua, y José Luis Sánchez, en Catemaco, Veracruz.

Así como el asesinato de cuatro catequistas en la Ruana, Municipio de Tomatlán, Michoacán.

«Si vemos el fenómeno en los cuatro primeros años de la presente administración de Enrique Peña Nieto se tiene registro total de 25 atentados: 15 corresponde a sacerdotes, un seminarista y cinco laicos; además, dos presbíteros aún continúan desaparecidos y dos secuestros frustrados.

«Los crímenes de odio se han incrementado alarmantemente en el presente gobierno. El análisis indica que se registra un aumentó de un 80 por ciento, al cierre de 2016, comparado contra el cuarto año del ex Presidente Calderón Hinojosa», se expuso.

En los últimos 26 años han sucedido 61 atentados contra miembros de la Iglesia católica, de los cuales 57 son asesinatos, dos sacerdotes desaparecidos y dos secuestros frustrados.

De las 57 muertes registradas, una corresponde a un Cardenal, 41 a sacerdotes, un diácono, cuatro religiosos, nueve laicos y una periodista católica.

De estos crímenes, 31 se han registrado en los últimos 10 años y 15 de ellos en los últimos cuatro años.


Los comentarios están cerrados.