La política del vacío deliberado siempre pasa a otras manos


Deja un comentario