Volvemos

Luego de un merecido descanso para todos, estamos de vuelta. Aunque el descanso vino cargado de cambios y tragedias y alzas de precios y molestias y de todos un poco. Varios no ven bien el inicio de año y apenas van 9 días. Varias cosas están descompuestas.

Como siempre Fresnillo no se queda atrás. La violencia no descansa ni un sólo día y las autoridades de todos los niveles se hacen de la vista gorda. Los buenos deseos para El Mineral han quedado sólo en eso, en buenos deseos. La situación no cambia (ni cambiará, dicen en los pasillos).

Por cierto, nos llega desde los pasillos una agenda cargada de chismes. Nos cuentan que hubo de todo y para todos. Desde el viaje del legislador Benjamín Medrano por Europa (aún con la crisis de México), a la prepotencia del secretario de gobierno municipal y hasta el asistente homófobo de la regidora Lady Charco (Marisol Gamboa para la raza).

—-

El metiche

El año arrancó con el cumpleaños del secretario del campo Adolfo (Fito para los cuates) Bonilla. Ya sabe, le llovieron elogios y lambisconerías y arrastrados para celebrarle un año más de vida. Por cierto, nos llega desde los pasillos que hay muuucha gente molesta por la actitud de Fito (para sus cuates).

Ah, por que si pensaba que Benjamin Medrano era el único que se mete donde no le llaman, pues no. También Fito (para sus cuates) es metichito (así lo llaman en los pasillos) y dicen que se la pasa pidiendo cosas a los funcionarios y directores y jefes de departamento. Les da ordenes, pues.

Claro, todo por encima del presidente municipal. Así como lo lee, estimado lector. Fito cree que por su investidura de “secretario” puede tener al ayuntamiento a su disposición, hacer y pedir a su antojo, como si fueran sus empleados.

—-

El prepotente

Por cierto, el tema de la gasolina provocó que varios fresnillenses sacaran su coraje y se fueran a manifestar y tomaran las calles y algunos edificios públicos, entre ellos la presidencia municipal y la oficina de recaudación de rentas del gobierno estatal.

Para echarle más leña al fuego, el secretario de gobierno municipal, Daniel Ramírez, en una de esas, quiso resolver la situación y se puso al tú por tu con un par de señoras que gritaban consignas contra el gobierno por el alza de la gasolina.

Cuentan que a Daniel le salió el cobre y se portó como verdulera con las personas que ejercían su derecho a la manifestación. No es la primera vez que Daniel saca la “nena” (así le llamaron en los pasillos) que lleva dentro y hace berrinche.


Deja un comentario