La aplicación en política de que en el pecado va la penitencia, suele ser patética


Deja un comentario