STAFF/NTRZACATECAS.COM
STAFF/NTRZACATECAS.COM

Un día como hoy, pero de 1942, en un mano a mano con Fermín Espinosa Armillita Chico, en el Toreo de La Condesa, Luis Castro El Soldado protagonizó una tarde polémica que se generó a raíz de clavarle la espada al toro Corbejón desde el burladero; el público protestó de una manera sin precedentes al arrojar cojines al ruedo.

Al domingo siguiente, se presentó de nueva cuenta en el Toreo de la Condesa para reencontrarse con el público; su trasteo lo inició con ayudados por alto sobre un cojín para de esa forma hacer una de las faenas más memorables de su carrera.


Los comentarios están cerrados.