DANTE GODOY | NTRZACATECAS.COM
DANTE GODOY | NTRZACATECAS.COM

La mayoría de los casos de trabajo infantil no son considerados como una afectación grave para la niñez, aseguró Ricardo Rosales Ruedas, subdirector de Atención a Grupos Vulnerables del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF).

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 45 mil 743 niños del estado laboran en condiciones prohibidas por la Ley Federal del Trabajo, pues 22 mil 570 no tienen la edad permitida para hacerlo (15 años) y 23 mil 173 se ocupan en actividades riesgosas.

Sin embargo, Rosales Ruedas aclaró que no se tieneun número exacto de casos debido a que varía constantemente; además, afirmó que, según registros del DIF estatal, la mayoría de los infantes desempeñanactividades de ayudaasus padres en el jornal, quienes ven como normales estas labores.

Destacó que tanto en el medio rural como en el urbano es considerado normal que los infantes soporten horarios de trabajo de hasta ocho horas o más, por tratarse principalmente de hijos que apoyan a sus padres.

Informó que sólo en 10 municipios se tienen alertas de infantes en esta situación, ubicados en el contexto de “urbano-marginales”.

Las demarcaciones en las que se ejecuta un plan contra el trabajo infantil son Jalpa, Zacatecas, Guadalupe, Jerez, Trancoso, Villanueva, Mazapil, Villa deCos, Tlaltenango y Ojocaliente, precisó el funcionario.

De éstos, solamente se tiene a 313 niños becados, a los que también se les ofrece atención psicológica, asesoría jurídica para los padres de familia y supervisión por parte de trabajadoras sociales que corroboran que las condiciones laborales de los menores no sean extenuantes.

“Dentro del esquema del programa, existe un rubro en el que se busca que los padres, sobre todo las jefas de familia, se integren a un trabajo formal o que creen su propia fuente de ingresos”, especificó Ricardo Ruelas.

Para apoyar a estas mujeres, se les invita a participar en talleres de capacitación en panadería, belleza y manualidades; además, se puso en marcha el proyecto de un autolavado con espacio para que niños y jóvenes puedan aportar a la economía familiar.

La beca otorgada a los menores es anual y va de los mil 600 a los mil 800 pesos, que se deben destinar a comprar útiles escolares, según lo indicado por el SEDIF.

“El recurso lo entregamos a las madres de familia, ya que no se confía en el padre, pues muchas veces lo desvían hacia otras cosas que no son indispensables para mantener el hogar”, apuntóel subdirector de Atención a Grupos Vulnerables.

 

En aumento

El número de niños víctimas de trabajo infantil ha aumentado tanto en el medio urbano como en el rural de Guadalupe, de acuerdo con información del Inegi.

La cifra de menores que están en esta situación se incrementó de 430 a 550, por lo que el Sistema Municipal para el Desarrollo Integral de la Familia (SMDIF)implementó un programa de apoyo que tiene el objetivo de regresar a los infantes a las aulas.

La titular del organismo asistencial, Karina Macías de Haro, informó que se realizan evaluaciones psicológicas a los niños que trabajan, a quienes se les apoya principalmente para que continúen sus estudios.

Además, se establecieron inspecciones en comunidades para saber cuántos niños jornaleros carecen de instrucción básica y se detectó que la mayoría no asiste a la escuela.

Sólo 30 de estos pequeños fueron canalizados al Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF), donde se les brinda apoyo alimentario, becas de estudio y orientación psicopedagógica; sin embargo, Macías de Haro reconoció que se ha tenido poco impacto en este rubro, sobre todo en las comunidades alejadas de la cabecera municipal.

Resaltó que la intención es lograr que mejore la situación económica de los hogares de estos menores, para que puedan retornar a sus actividades académicas.

“Fuimos al campo e hicimos un sondeo en el cuál, padres y jefas de familia veían normal que los niños trabajaran desde los 4 o 5 años. Tenemos la consigna de cambiar esta situación con incentivos al núcleo familiar y a los infantes”, explicó.

La funcionaria acotó que, en el caso de los jóvenes, se busca que encuentren una actividad laboral que les permita permanecer en la escuela sin dejar de apoyar a la economía de su hogar.

El reto es rescatar a los menores que son víctimas de trabajo forzado, que cubren horarios extenuantes y abandonan las clases, aceptó la titular del SMDIF.


Los comentarios están cerrados.