REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

San Francisco.- Google no compró a Twitter, pero sí acaba de hacerse con una pieza clave: Fabric, la plataforma para desarrollar aplicaciones de la empresa del pájaro azul.

Ninguna de las dos empresas ha revelado la cifra de venta, pero tendrán que declararla en la próxima junta con los accionistas.

Durante el pasado otoño, Google fue una de las empresas que pujó por comprar la red social. Disney y Salesforce también estuvieron entre las que se interesaron por el invento de Jack Dorsey.

Sin embargo, factores como un crecimiento demasiado estancado y una deficiente gestión de comentarios, insultos, amenazas y perfiles falsos terminaron por repeler a los pretendientes.

Fabric se presentó en el 2014 durante Flight, la conferencia de desarrolladores de Twitter, que fue suspendida dos años después. Desde entonces han conseguido 580 mil desarrolladores usen su tecnología y que funcione en más de 2 millones y medio de móviles.

Crashlytics es la herramienta más popular. Fue comprada a una empresa del mismo nombre y está especializada en análisis de comportamiento de aplicaciones. Con ella, por ejemplo, se pueden monitorizar errores, detectar amenazas de seguridad y comprobar si la aplicación falla en diferentes tamaños de pantalla y tipo de móvil.

A diferencia de Twitter, Crashlytics sí se puede usar en China. Entre sus clientes se encuentran Alibaba y Baidu.

Jeff Seibert, vicepresidente de producto y responsable de Fabric, no seguirá en Google. Sí lo hará Richard Pare, que era miembro del equipo.

En los dos últimos años, tras la llegada de Jack Dorsey, Twitter ha sufrido dos procesos de reducción de plantilla. En el primero salieron menos de 300 empleados.

El pasado mes de noviembre se repitió la situación. En la mayoría de los casos los afectados fueron perfiles de marketing, comunicación, negocio y localización.

El departamento de Ingeniería, en el que se enmarcaba Fabric, se ha salvado casi intacto de ambos recortes. Con esta compra aligera su carga salarial, aunque se deshaga de los perfiles más codiciados en Silicon Valley, los desarrolladores.

Twitter sigue adelgazando. La semana pasada se ejecutó el cierre definitivo de Vine, su servicio de video de 6 segundos en bucle.


Los comentarios están cerrados.