ALEJANDRA LÓPEZ/NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRA LÓPEZ/NTRZACATECAS.COM

Fresnillo.- Desde 2010 las autoridades municipales no registraban en los sistemas correspondientes las obras que se ejecutaron a través del fondo 3, situación por la que durante los últimos seis años se han destinado recursos a la atención de las mismas Áreas Geoestadísticas Básicas (Ageb) y a la fecha se desconoce, de manera oficial, si algunas de éstas ya no están en condiciones de vulnerabilidad.

César Bonilla Badillo, director de Desarrollo Social, informó que con base en recorridos que han realizado por distintas colonias y comunidades han detectado que en algunas áreas ya se podría levantar bandera blanca y así poder incluir a otras; sin embargo, ante la falta de registros continúan como áreas prioritarias de atención.

Ante este panorama, el funcionario reconoció que en temas técnicos y administrativos, la dirección estaba descuidada, incluso, dio conocer que el área sólo contaba con un ingeniero y el resto eran técnicos.

Precisó que esta situación también fue un factor que ha contribuido a que a la fecha aún existan 78 millones de pesos del fondo 3 que no se han liberado, ya que durante los cuatro meses de la actual administración se enfocaron en llevar a cabo los registros, además de complementar los expedientes programados con dicho recursos para que se liberen.

Bonilla Badillo detalló que los sistemas en los que se deben hacer los registros son en la Matriz de Inversión en Desarrollo Social (MIDS), Sistema de Formato Único, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, así como la plataforma digital Sagne.net.

“Fresnillo estuvo rezagado en este tema por años y para dar cumplimiento con la eficiencia administrativa y la transparencia con la que se debe manejar el recurso público decidimos darle cumplimiento a la normatividad y afortunadamente ya lo tenemos en orden y los recursos han comenzado a fluir”, complementó.

El funcionario enfatizó que para 2017 tienen como objetivo cambiar las Ageb, con la intención de poder llevar beneficios a otras zonas que se han visto limitadas porque no se cumple con las reglas de operación del fondo.

Sin embargo, dio a conocer que para ello es necesario demostrar ante el Consejo Nacional de Evaluación de la Política del Desarrollo Social (Coneval) que los índices de vulnerabilidad en las Ageb que se tienen registradas han disminuido, para lo que reiteró que era necesario llevar a cabo los registros de los últimos seis años.

Bonilla Badillo aseveró que a la fecha ya están en las condiciones para liberar recursos, incluso, dio a conocer que a partir de este martes el dinero comenzó a fluir, lo cual representa una derrama económica importante para el municipio. Además, expuso que esta determinación también fue con la intención de poner en estricto orden el tema financiero.

“Ahora sí podemos decir que ya tenemos un panorama general de la dirección. La falta de liberación de los pagos fue por una cuestión de que en los expedientes no se tenía la integración correspondiente y faltaba mucha documentación y con el objetivo de dar cumplimento al tema de transparencia y de armonización gubernamental, la tarea era poner al corriente todos los expedientes”, detalló.

El funcionario reconoció que ante este panorama y, a pesar de que la anterior administración dejó todos los recursos etiquetados, fue prácticamente comenzar de cero, pues ninguna de las obras contaba con proyectos ejecutivos, ni comités de obra y al menos 30 por ciento se destinó a áreas que no estaban dentro de las reglas de operación del fondo 3.

Frente a ello, dijo, fue necesario hacer levantamientos para justificar ante la Federación que las obras estaban canalizadas en áreas de vulnerabilidad y, con ello, evitar observaciones.

“Por poner un ejemplo se hizo una barda perimetral en la escuela Adolfo López Mateos, pero la zona en la que se encuentra no está dentro de las zonas prioritarias, por lo cual fue necesario comprobar mediante criterios de inversión ante la Federación que la aplicación de los recursos en dicha obra cumplían con las reglas de operación del fondo y a raíz de ello fue necesario comprobar con 800 encuestas, que 30 por ciento de la población de dicha área está en condiciones de rezago social y subirlas al sistema MIDS y esto implicó tiempo”, complementó Bonilla Badillo.


Los comentarios están cerrados.