DANTE GODOY | NTRZACATECAS.COM
DANTE GODOY | NTRZACATECAS.COM

El director de la Junta Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de Zacatecas (JIAPAZ), Víctor Rentería López, informó que la morosidad de los usuarios asciende a 65 por ciento, correspondiente a alrededor de 110 mil hogares que cuentan con el servicio.

Al respecto, adelantó que se aplicará un sistema de notificaciones domiciliarias para hacer efectivo el pago.

Precisó que la operatividad de las líneas de abastecimiento del vital líquido está garantizada, pese a este universo que adeuda el pago del recibo, cuyo monto asciende a 18 millones de pesos.

“El plan estará respaldado por el Departamento Jurídico. A quienes tengan más de tres recibos que no hayan pagado, se les suspenderá el servicio. Además, consignaremos a quienes tengan tomas clandestinas, puesto que está tipificado como un delito que amerita fuertes sanciones”, advirtió.

Asimismo, el funcionario hizo hincapié en que llamarán a los responsables de tener tomas ilegales de agua, ya que se han detectado aproximadamente 480, para que rindan cuentas y se les finquen responsabilidades.

A pesar del déficit que arrastra la JIAPAZ, que ronda los 18.5 millones de pesos, Rentería López dijo que se analiza la conectividad en aproximadamente 10 colonias de la zona metropolitana que no cuentan con la red.

Especificó que la colonia Luis Donaldo Colosio es la que más solicitudes ha ingresado al sistema del organismo operador del agua y, a raíz de ello, se evaluará la factibilidad económica de llevar el servicio a sus tres secciones.

“Aprovecharemos que están en obras de pavimentación para interconectar el sistema de tuberías y que el agua llegue a sus hogares. Es una inversión bastante fuerte, pero se buscará el financiamiento necesario entre el Ayuntamiento de Guadalupe y la propia JIAPAZ”, planteó.

Con respecto a la calidad del recurso hídrico, Rentería López afirmó que se clora de manera correcta el agua tratada en las cinco plantas con las que se cuenta, y especificó que los niveles de ozono para su saneamiento están por encima de las normas establecidas por la Federación.

“Los procesos están verificados por nuestros técnicos y especialistas que monitorean constantemente la calidad del agua, incluso las tuberías son reemplazadas cada diez años para que no haya taponamientos por sarro y cobre”, concluyó.


Los comentarios están cerrados.