ALEJANDRA LÓPEZ
ALEJANDRA LÓPEZ

Fresnillo.- A más de dos años que se puso en operación el Rastro de Tipo Inspección Federal (TIF), representantes de las uniones de tablajeros e introductores, así como de la Asociación Ganadera Local de Fresnillo, consideraron que este espacio no ha representado ningún beneficio como se había anunciado.

Coincidieron en que la certificación TIF es meramente simbólica, ya que no se cumple a cabalidad con las normas de sanidad e inocuidad que caracterizan a este tipo de rastros, pues entre las deficiencias que presenta el inmueble de Fresnillo están la falta de cámaras de refrigeración en buen estado y vehículos para el traslado de la carne.

Enfatizaron que en más de una ocasión han mostrado su inconformidad a las autoridades municipales, a fin de que se corrijan las anomalías y se generen proyectos para detonar la capacidad de sacrificio, pero hasta el momento la respuesta no ha sido positiva.

Los entrevistados argumentaron que el número de personal asignado al rastro es mayor al que se requiere en relación al sacrificio, además de que no cuentan con el equipo e indumentaria necesarios y que indica la norma para realizar los procesos.

Rafael Laredo Picasso, presidente de la Unión de Tablajeros AC, precisó que fue al poco tiempo de que se puso en operación el rastro que se presentaron las deficiencias que afectan el proceso.

“No existe ni siquiera un plan para realizar mantenimiento preventivo, por lo que todo se va a lo correctivo, a la cuestión urgente, esto principalmente en los equipos y la misma infraestructura del inmueble”, complementó.

Reveló que la norma de los Rastros TIF especifica que los animales deben ser recibidos por un médico veterinario que valore el estado de salud y físico de los animales, con lo cual no se cumple.

Además, cuando hay muchos animales en los corrales se viola la norma de que cada cabeza de ganado tenga un espacio de nueve metros cuadrados, lo que ocasiona que al llegar al sacrificio vayan golpeados y estresados y esto repercute en la calidad del producto.

“Desde 2015 hemos insistido con las autoridades para que se cumplan las normas que tienen los Rastros TIF, la distinción es ficticia, porque aunque ellos quieran presumir, en los hechos es otra cosa (…) sabemos que constantemente es evaluado el rastro para que permanezca como TIF, pero sabemos que continuamente les hacen observaciones”, complementó.

Laredo Picasso recordó que en días recientes mantuvieron acercamientos con autoridades municipales, en donde les solicitaron el cumplimiento de algunos puntos para mejorar el servicio, a los cuales se comprometieron.

Consideró que dentro de los más urgentes está la reparación de una de las cámaras de refrigeración, pues recordó que en meses anteriores se tuvo un caso de canales echados a perder que salieron de este lugar.

 

Incumplen compromisos

Ramiro Ruelas Juárez, presidente de la Unión de Introductores de Ganado, informó que, aunque esperaban que con la puesta en marcha del Rastro TIF el sacrificio incrementara, aseveró ha sido lo contrario.

Recordó que antes de que se pusiera en marcha el rastro TIF, semanalmente, como gremio, sacrificaban hasta 70 cabezas de ganado, mientras que en la actualidad no rebasan ni las 20, situación que afecta a los 75 introductores que pertenecen a la asociación.

“Esperábamos mucho, pues ese rastro es una joya, pero la realidad es que todas las promesas que nos hicieron se han quedado chiquitas. El rastro no está cumpliendo con las expectativas que se tenían”, precisó.

Expuso que como gremio han intentado mantener acercamientos con las autoridades municipales, con el objetivo de buscar una solución, pero hasta el momento no se ha concretado. “Cuando por fin me dio la cita el secretario de Gobierno (Daniel Isaac Ramírez), el día que llegó me dijo que iba de salida, pero que le camináramos y platicábamos en el trayecto, pero este es un tema en el que necesitamos sentarnos a la mesa”.

Ruelas Juárez consideró que es necesario que las autoridades involucradas acudan al rastro, para que conozcan las condiciones en que opera y se genere un proyecto de mejora para aumentar el sacrificio.

 

 

Desaprovechan ganado local

Jorge Luis Guzmán Domínguez, presidente de la Asociación Ganadera Local de Fresnillo (AGLF), consideró que además de las deficiencias que presenta el rastro, uno de los principales factores por los que no se ha detonado el sacrificio es debido a la gran cantidad de carne foránea que ingresa.

Reveló que es ilógico que con los 15 o 20 animales que actualmente se sacrifican en el rastro se dé abasto a las más de 100 carnicerías que hay en el municipio.

Consideró que el ingreso de carne de otros estados no sólo afecta a que el rastro no opere a su máxima capacidad, sino también a los consumidores, pues precisó que la calidad de dichos productos es dudosa, lo cual podría representar un riesgo para la salud.

“Es lamentable que teniendo ganado de calidad en Fresnillo consumamos carne de otros estados donde se desconoce de dónde vienen los animales. En El Mineral tenemos la capacidad para que el Rastro TIF detone, pero ha faltado trabajo de las autoridades para lograrlo”, reprochó Guzmán Domínguez.

 


Los comentarios están cerrados.