SERGIO SARMIENTO
SERGIO SARMIENTO

“Competencia es asegurarse que entre la luz”

Ruth Richarson

 

Una reunión en la que usualmente se discuten áridos temas de política monetaria, la Alamos Alliance, fue diferente. Para empezar, se registró una fuerte e inusitada lluvia, pero además la discusión se enfocó en el resurgimiento de los populismos, un tema más político que económico.

Ejemplos del daño de los populismos no faltaron. Ricardo López Murphy, ex ministro de Economía de Argentina, recordó que su país sufrió un largo proceso de empobrecimiento por el cierre de su economía. “¿Quién puede pensar que Argentina es el ejemplo a seguir?”, reflexionó.

Anne Krueger, quien fue economista en jefe del Banco Mundial, subdirectora gerente y directora gerente interina del Fondo Monetario Internacional, señaló que la elección de Trump fue producto de una “tormenta perfecta”, una conjunción de circunstancias excepcionales, a pesar de que el desempleo y la inflación en Estados Unidos se encuentran en niveles muy bajos. Lamentó que triunfe nuevamente el aislacionismo, pero opinó que no es una tendencia internacional, sino un fenómeno que se está dando país por país.

Carmen Reinhart, de Harvard, y otros señalaron que el empleo manufacturero ha bajado por la tecnología más que por el comercio. Robert Topel, de la Universidad de Chicago, recordó que antes “se necesitaban 12 horas de trabajo para fabricar una tonelada de acero, ahora sólo se requiere una”.

“¿Por qué eligió Trump a México como víctima?”, preguntó Manuel Sánchez, ex gobernador del Banco de México. El déficit comercial de Estados Unidos con México es mucho más pequeño que el de China y apenas 8 por ciento del total. Kevin Hassett, del American Enterprise Institute, sugirió: “Si tienes que pelearte con alguien, no te peleas con el segundo bully de la escuela”.

Herminio Blanco, ex secretario de Comercio de México, mostró que las importaciones de México a Estados Unidos pasaron de 7 por ciento del total en 1993 a 14 por ciento en 2015 mientras que las chinas crecieron de 6 a 23 por ciento. Derogar el Tratado de Libre Comercio en principio no afectaría mucho a México, ya que, según las reglas de la Organización Mundial de Comercio, el 35 por ciento de los productos seguiría teniendo arancel 0 y el 44 por ciento de 0 a 5 por ciento. El problema vendría si Trump quisiera abandonar también la OMC, con lo cual podría provocar una guerra comercial internacional.

Ruth Richardson, la ministra de Finanzas neozelandesa de 1990 a 1993, señaló que ante el proteccionismo la solución es liberalizar de forma más agresiva. Su país optó por una política de “libre comercio unilateral”, redujo a la mitad el tamaño del gobierno y desreguló el mercado laboral; hoy no tiene ni subsidios ni aranceles a la agricultura, el mayor sector de la economía fuera de los servicios. Recordando las posiciones de Joseph Schumpeter, Richardson dijo que Nueva Zelanda optó por una “destrucción creativa y competitiva”.

“Aún estamos digiriendo las consecuencias de la crisis económica”, apuntó Agustín Carstens, gobernador del Banco de México. “Es cierto que hay una reacción contra la buena economía”, añadió John B. Taylor, autor de la “regla de Taylor” para la determinación de tasas de interés. Los populistas resultan atractivos en tiempos de incertidumbre porque prometen lo que los mercados no pueden dar. Cuando al final se demuestra que ellos tampoco, ya es demasiado tarde.

“Estamos perdiendo la batalla de las ideas”, se lamentó Sebastian Edwards, de UCLA. Quizá. Por eso la importancia de demostrar que sólo la buena economía puede generar prosperidad de largo plazo.

 

Reglas claras

No sé si la reducción de los precios de la gasolina en 2 centavos es una burla o simplemente una medida electorera. Lo importante es que el gobierno no está transparentando cifras y reglas para definir el precio.

 

Twitter: @SergioSarmiento


Los comentarios están cerrados.