MANUEL LEYVA | NTRZACATECAS.COM
MANUEL LEYVA | NTRZACATECAS.COM

Río Grande.- Los diez boleros que se ubican en la plaza principal, sufren los estragos de la crisis económica que se extiende a todo el país, ante la poca demanda de este servicio.

Debido a la situación, que afecta a todos los sectores, los boleadores lamentaron que ellos no sean la excepción, ya que han luchado por mantener el precio de la boleada en 15 pesos, porque incrementar el precio representaría quedarse definitivamente sin clientes, “preferimos ganar poquito pero seguro”.

De esta actividad, que se realiza en la plaza principal, sobreviven al menos 15 familias, quienes se han visto en apuros económicos desde el año pasado.

“A la gente ya no le alcanza el dinero; el trabajo se nos redujo casi un 80 por ciento… Ahora véanos aquí… Solos”, coincidieron los aseadores de calzado.

Dijeron que la crisis afecta considerablemente el sustento para sus familias, ya que cada vez son más las personas las que prefieren comprar pintura para asear sus zapatos, y dejar el trabajo de los boleros en abandono, y por consiguiente, también obliga a que se pierda este oficio de tradición.

Luis Córdova, aseador de calzado, explico que, “se suponía que la mejor época para tener trabajo es diciembre, pero ha sido todo lo contrario”; cuando mucho, aseguró, llegan a bolear como máximo 10 pares de calzado, cuando antes boleaban hasta 20 pares durante el día.

«Está escaso el trabajo para todos, no nada más para unos cuantos; la situación está crítica, ha bajado en un 80 por ciento, la gente ya se detiene para pensarlo en gastar los 15 pesos de la boleada», lamentó.

Para confirmar que la situación no es buena, Luis Córdova recordó que la tarifa de 15 pesos por boleada se mantiene desde hace siete años, a pesar del incremento en los materiales del calzado.

Por ejemplo, detalló, el medio kilo de crema tiene un costo de 40 pesos; el cuarto de tinta, 30 pesos, y 90 gramos de grasa les cuesta 25 pesos.

 


Los comentarios están cerrados.