DANTE GODOY | NTRZACATECAS.COM
DANTE GODOY | NTRZACATECAS.COM

Guadalupe.- Debido a las obras de remodelación del drenaje en el centro de Guadalupe, el abasto de agua disminuyó 60 por ciento, por lo que varias colonias de esta zona del municipio carecen de agua potable desde hace varios meses.

El personal de la Junta Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de Zacatecas (JIAPAZ) informó que para abastecer a todo el municipio sólo tienen dos pipas, por lo que resulta imposible otorgar este servicio a los 130 mil habitantes de Guadalupe.

La reparación de los ductos genera que los colonos de esta zona sólo reciban agua una vez a la semana; sin embargo, la presión con la que llega es insuficiente para alcanzar los tinacos. La gente debe almacenar el líquido en cubetas y tambos para realizar los quehaceres domésticos.

Raúl Rodrigo Prieto, vecino de la calle 1910, expresó que tienen la esperanza de que los trabajadores de Obras Públicas del municipio concluyan pronto el drenaje para regresar a la normalidad.

“Nos pusieron tomas provisionales con manguera de media pulgada y eso no es suficiente, apenas captamos el agua y de pronto se va, pues otras casas están abriendo sus llaves para llenar los tambos y no se puede así; tenemos que contratar una pipa que cuesta hasta 420 pesos”, denunció.

Por esta situación, Mariana Terán Luna, vecina del lugar, prefiere irse a la casa de sus padres, en la colonia Tierra y Libertad, para bañarse y atender a sus dos pequeños hijos.

“Ellos tienen que ir aseados a la escuela y con la poca presión de agua pues no se alcanzan a dar un baño. Espero que esto se pueda remediar pronto y tener ya el servicio reestablecido”, opinó.

Al respecto, el gobierno de Guadalupe anunció que las obras deberían concluirse para mayo o junio.

Sin embargo, los vecinos consideran que la obra avanza lento, aunque dijeron que confían en que terminarán a tiempo y en forma, como lo prometió el alcalde Enrique Flores Mendoza.

Mientras tanto, y como parte de este proyecto, los trabajadores de la JIAPAZ comenzaron la excavación de zanjas en las esquinas de las calles Frontera con Progreso y Frontera con callejón de Arvide, para verificar, mediante la introducción de varillas, qué tan dañada está la línea de conducción por acumulación de sarro.

Apoyados con una máquina retroexcavadora, los trabajadores de la JIAPAZ dijeron que estas maniobras se realizan luego de que habitantes de las colonias La Victoria, Lomas del Consuelo, Primera de Mayo, Ejidal, entre otras, reportaran desde hace un mes el desabasto de agua.

Las cuadrillas de la junta comenzaron los trabajos la mañana de este viernes, y dijeron que continuarán esta verificación en la línea de conducción sobre la calle Telégrafos, esquina con San Antonio, que es una de las arterias más importantes de la ciudad y una de las más afectadas por la falta del líquido.

Informaron que en dicha calle abrirán otra zanja para continuar las exploraciones, que es la primera fase para los trabajos de rehabilitación de la línea de conducción, misma que fue renovada por última vez en 1991.


Los comentarios están cerrados.