Habrá que esperar a que la rebasada autoridad se percate de sus pecados.


Los comentarios están cerrados.