Golondrinas

Hay personas que se esfuerzan tanto por tratar de encajar en un círculo, que entre más lo quieren, más se alejan de su cometido. Viene al caso El Prepotente secretario de gobierno, un tal Daniel Isaac Ramírez, a quien, dicen, sus días en la presidencia están contados (ya suenan las golondrinas).

Cuentan los chismosos (de la presidencia, ya sabe) que la mayoría de los integrantes del cabildo se han reunido en dos o tres ocasiones para pedir su destitución (no lo quieren y nunca lo han querido). Dicen que esto se debe a la incapacidad que El Prepotente ha mostrado para solucionar los asuntos sociales y políticos del ayuntamiento.

Pero nos llega al Templete que los motivos son otros, pues hay regidores que consideran injusto que él, aun cuando no es militante del PRI ni simpatizante ni anduvo en campaña, es más ni cordial con los regidores priístas, ocupe un lugar que le corresponde a alguien (de hueso colorado) del PRI.

 

Expulsados

Otro al que le quedan los días contados y no precisamente en el ayuntamiento (¿o sabe?), sino en el sindicato de mineros es al edil Fernando Minjares. Sucede que al regidor ya le leyeron la cartilla y le advirtieron que se aliene o será expulsado del gremio (le darán cuello).

Molestos están muchos de los mineros, ya que Fernando Minjares sólo una vez se ha presentado en las manifestaciones y no ha sido capaz de hacer un pronunciamiento en contra del impuesto ambiental en el pleno del cabildo.

Hablando de mineros, no es al único que tienen en la mira, pues otro que ha demostrado ser minero sólo cuando cobra utilidades es el titular de Catastro, Mario Alberto Cruz Reyes, quien se ha convertido en el lleva y trae entre los agremiados y las autoridades municipales (anda de traicionero).

 

Algo quiere

El que anda muy dadivoso y presumiendo su “gestión”, es Jesús (Chuy Calcuta para sus fieles) Badillo, quien se jacta de no sólo apoyar a la población de Fresnillo, sino de otros municipios, como Valparaíso, Guadalupe y Enrique Estrada.

Cuentan los chismosos que alguien le quiere meter el pie a Chuy Calcuta, pues lo engañaron diciéndole que el recurso que se le da para la gestión en el Municipio lo podía utilizar en donde él quisiera, pero la realidad es que, por andar de bondadoso en otras demarcaciones, se puede hacer acreedor a una observación de la ASE.

Pero la duda es por qué tanto apoyo a Valparaíso y a Enrique Estrada, resulta nada más y nada menos a que Chuy Calcuta, quiere la diputación local ya sea la del distrito 5 o 7, mismos a los que pertenecen estos municipios (ya anda haciendo campaña).


Los comentarios están cerrados.