Insoportable

A quien traen entre ceja y oreja es a la coordinadora de Enlace Institucional y OPD (puesto improvisado), una tal Claudia (ita para las cuatas) Imelda Marmolejo Martínez, pues dicen que en lugar de brindar soluciones genera puros problemas.

Cuentan en los pasillos (de la presidencia, ya sabe) que Claudita cuando quiere que se hagan las cosas a su manera a todo le agrega la frase así lo ordena el alcalde (aunque él ni en cuenta de que existe). Pero si alguien le pide que resuelva algún conflicto sólo se limita a decir que en sus manos no está.

Como ya se volvió popular eso de los grupos de WhatsApp, Claudita no se quiso quedar atrás y para pronto creó uno en el que se encuentran quienes dependen de su coordinación (improvisada), en donde se la pasa enviando conversaciones y mensajes de otros grupos o contactos para evadir las responsabilidades que tiene a su cargo.

 

Evasivo

Otro que también se la pasa evadiendo sus responsabilidades, pero como contribuyente, es el regidor independiente (¿de quién?) Raúl Ulloa Guzmán, resulta que recientemente se detectó que el edil no paga las licencias de operación de los salones de fiesta que tiene (y la trasparencia, ¿dónde quedó?).

Cuentan los chismosos que Raúl Ulloa tenía sus conectes en anteriores administraciones a quienes basta con darles para los refrescos para no pagar sus permisos correspondientes (y la no corrupción, ¿dónde quedó?). Y ahora deberá pagar no sólo las licencias, sino las multas, recargos y actualizaciones que se requieran.

Dicen los enterados, que esto es la punta del iceberg de lo que le espera al independiente, pues como se la ha pasado señalando lo que “hace mal” la actual administración, sus trapitos ya comenzaron a salir al sol. Aunque también cuentan que eso de las licencias ya le sonó a advertencia y comenzó a cambiar su actitud.

 

Despistado

Quien no sabe ni en qué día vive y menos de las responsabilidades que tiene es el secretario particular del alcalde, Jesús Antonio Ledesma Badillo (El Pariente, de media presidencia).

En los pasillos de la presidencia se dice que ya en más de una ocasión se ha dado el lujo de perder oficios y correspondencia importante del alcalde, debido a que, según él, es muy despistado (irresponsable).

Aunque no pasan un día en que no lo regañen o tenga que andar consiguiendo copias de los documentos que se le dieron, dicen que al Pariente todo se le resbala y más tarda en perder un papel u olvidar algún recado que en lo que lo vuelven a regañar (ósea le vale).


Los comentarios están cerrados.