Prestadores de servicios turísticos y comerciantes del Centro Histórico señalan, con algo de molestia, que al gobierno ni se le ocurra presumir que hubo ahorros en la conformación de la semana cultural 2017… porque no es cierto.

Si antes se hacía un festival de dos semanas con casi 60 millones de pesos, y ahora, en una semana, se gastarán unos 25 millones, ¿dónde está el bendito ahorro? Más bien lo único que pasó es que faltó el dinero para la segunda semana, que no se hagan.

Eso sí, lo que se siguen preguntando los chismosos, e incluso muchos artistas locales, es que si les pagarán bien y a tiempo, y no en abonos y muy tarde, como es la (mala) costumbre de los organizadores de estas presentaciones. ¡Ahí les hablan!

En los pasillos del Congreso del Estado siguen destilando veneno en torno a la reciente salida de su comunicador social, Salvador del Hoyo Bramasco, y la enorme incógnita sobre quién llegará a esa oficina.

Por principio de cuentas, ayer trascendió que a quien estaban ocupando como orador oficial en los eventos del gobierno, el doc Jorge Gallegos, lo quitaron de esta responsabilidad ¡para intentar regresarlo a la Legislatura!

Lo peor del caso, dicen, es que traen al doc Gallegos casi como al perro de las dos tortas, pues mientras ya lo sacaron de los eventos, ¡en el Congreso el ala “izquierdista” no lo quiere recibir dizque por ser priísta! Querrán poner a alguien de su contentillo, de seguro…

Al interior del gobierno del estado, y en los tomaderos de café del Centro Histórico, comienzan a sonar voces que se preguntan si ya se dejó crecer tanto la bronca con los concesionarios del transporte público, ¿por qué no pararla definitivamente?

Y hay chismosos que se aventuran a decir que quizá lo mejor es que ya se genere un sistema de transporte moderno, ágil y eficaz, operado por el estado (como es su función y sucede en muchos otros estados).

Así se podría convertir a los actuales choferes en operadores empleados con todas las de la ley, sus prestaciones y demás beneficios… pero luego se acuerdan los chismosos que la corrupción no parece tener límites, y se les quitan las ganas de seguir aventurándose.

Por cierto que, así como dicen que de grano en grano llena la gallina el buche, así la sociedad de peso en peso, dicen, ya les llenaron el buche… y está que revienta de coraje por el aumento en el precio del transporte público.

Según ha trascendido, chismosos de varias escuelas superiores –por lo menos– andan haciendo ya una campaña para movilizarse y exigir que se eche abajo el incremento en las tarifas, porque… pues, no ajustan de dinero para transportarse en su vida de estudiambres.

Y eso que sólo lo hacen los grupos de estudiantes, porque si lo hiciera la sociedad en general ¡no nos daríamos abasto con la de reclamos! Sobre todo de aquellas familias que, aunque sean chiquitas, gastan todos los días lo que apenas ganan con sueldos miserables. Se avecinan más broncas, dicen…


Los comentarios están cerrados.