Divorcio

Aunque se juró y se perjuró que entre el estado y el Municipio habría una estrecha relación, al parecer ya rompieron las amistades (que raro) y ahora sólo se trabajará de manera institucional (¡válgame Dios!).

Todo esto a raíz de la lucha de egos, dicen que “alguien” del ayuntamiento giró la instrucción para que hablaran con los líderes de las colonias y las comunidades para pedirles que ignoren y eviten hacer comentarios a favor de los funcionarios estatales (los amenazaron, pues).

Cuentan los chismosos que más que una lucha de egos, esto se debe a que de ambas partes hay algunos que se andan candidateando (anticipadamente), la verdad es que los funcionarios locales que andan haciendo su luchita ven mucha desventaja con sus rivales.

 

La ley del hielo

Ese “alguien” que, dicen, giró la instrucción, no tolera (ni en pintura) a varios servidores, entre ellos el subsecretario de Desarrollo Territorial de la Sedesol, un tal Erick Fabián Muñoz, y a toda su descendencia, entre ellos Arturo (ito para las señoras) Torres Luna. A quien, por ciento, le tienen restringida la entrada en el Siapasf (por eso de los egos, ya sabe).

Dicen que una prueba de que no los soportan es que no son invitados, ni por cortesía, a los eventos oficiales del ayuntamiento y si en la calle se los topan se hacen como si no los conocieran (les sacan la vuelta).

En los pasillos (de la presidencia, ya sabe) se dice que esta situación tiene indignados a más de tres funcionarios estatales, quienes “respetuosos” de su partido (el PRI), le ayudaron a la actual administración en su campaña, pero dicen que a ese “alguien”, eso ya no le importa (que al cabo ya consiguió lo que quería).

 

Olvido

Otro que dicen ya no es tan bien visto en el municipio y no sólo por el ayuntamiento, ni por los mineros, sino por medio pueblo, es el gobernador Alejandro (Alex para su esposa) Tello, quien prometió que semana tras semana estaría en Fresnillo (pronto se le olvidó).

Cuentan que el asunto con los mineros fue el pretexto perfecto para ya no pararse en El Mineral, aunque la realidad es que desde antes ya ni se acordaba de Fresnillo, bueno es tanto su olvido que ni siquiera (aun cuando lo anunció) ha venido a inaugurar su casa de gestión que tanto presumió.

Por cierto, esa oficina es inservible, nadie la visita, nadie trabaja ahí, incluso a la titular Lili Aguirre (mejor conocida como La Privilegiada), muy apenas la toman en cuenta para que sea parte de algunos eventos municipales (obvio sólo para que figure).


Los comentarios están cerrados.