Nada peor que el discurso de la transparencia convertido en sermón o lisonja o lo que se le parezca.


Los comentarios están cerrados.