REFORMA
REFORMA

México.- Hasta 86 por ciento de los niños con epilepsia tratados con cannabidiol (CBD) disminuye a la mitad el número de convulsiones que padece, de acuerdo con el primer estudio clínico sobre el uso de la cannabis en pacientes con el síndrome de Lennox-Gastaut que se realiza en México.

Al presentar los resultados de esa investigación, Saúl Garza Morales, neuropediatra miembro de la Sociedad Mexicana de Neurología Pediátrica, quien llevó a cabo el estudio, señaló que el 55 por ciento de los pacientes reportó una reducción de 75 por ciento en las convulsiones que sufría.

Además, en el 13 por ciento de los pacientes se logró eliminar durante cuatro meses el 100 por ciento de las crisis convulsivas que padecían al ser tratados con CBD, destacó.

“Esto nos debe abrir la posibilidad de que el cannabidiol 100 por ciento puro es una estrategia de tratamiento que debería estar disponible para muchos mexicanos que tienen epilepsia porque es eficiente y seguro”, dijo.

El especialista indicó que los niños con ese síndrome, una enfermedad que provoca epilepsia severa, mejoraron su calidad de vida al recibir el cannabidiol, ya que el 43 por ciento mejoró su estado de alerta, 40 por ciento la interacción social y 30 por ciento presentó mejoras en la capacidad de atención.

El estudio se llevó a cabo de enero de 2016 a febrero de 2017 en 45 pacientes con el síndrome de Lennox-Gastaut que tenían entre 6 y 10 años de edad. Todos los menores presentaban, en promedio, tres crisis convulsivas al día.

La mayoría de los niños que participaron en el estudio había probado hasta siete fármacos distintos y ninguno había logrado disminuir las convulsiones de manera importante como con el CBD. Incluso, cuatro de los menores ya habían sido sometidos a cirugía cerebral sin un impacto favorable, explicó Garza Morales en conferencia.

De los niños que participaron en el estudio, sólo cinco no respondieron al tratamiento con CBD, señaló el especialista.

Para el estudio, realizado con el Hospital Español y la Fundación Por Grace, los niños recibieron el mismo medicamento: un aceite de CBD que no contiene THC ?la sustancia psicotrópica que causa los efectos de la mariguana? y una dosis de 5 a 7 miligramos de cannabidiol por cada kilo de peso.

El 30 por ciento de los infantes presentó efectos secundarios al CBD, como náuseas o somnolencia, pero fueron menores a los que provocan los fármacos tradicionales, aseguró el neuropediatra.

Adelantó que alistan la publicación de esta investigación en una revista de arbitraje médico y los resultados serán expuestos en el próximo Congreso Mundial de Epilepsia, que se realizará en Barcelona, España, en septiembre de este año.


Deja un comentario