Fiesta

Y se armó la fiesta en la oficina del alcalde. Pero no crea que, por algún logro, o porque fue su aniversario o su cumpleaños, no, es más, él ni estaba. La pachanga fue en honor a su secretario particular, Jesús Antonio Ledesma Badillo (El Pariente, de media presidencia.)

Aprovechando que el alcalde andaba en Zacatecas, algunos funcionarios, entre ellos su primo el de Recursos Humanos, José Humberto Venegas Badillo, y secretarias que le organizaron su fiesta (como niño de preescolar) con gorritos, pastel, serpentinas llegaron hasta la oficina para desearle un feliz cumpleaños.

Le cantaron las mañanitas, se tomaron las selfis, las subieron al face, partieron el pastel, se lo comieron, echaron el chal y después de más de una hora se fueron a trabajar a cada una de sus áreas, (que al cabo el alcalde ni estaba). Mientras estaba el alboroto la atención a la ciudadanía (obvio) se detuvo, y todo para que El Pariente pasara un feliz cumpleaños.

 

Arrepentido

Otro que también festejó su cumpleaños en días recientes fue el director del Implan, Eduardo (Lalo, para los cuates) Paniagua. Reunión a la que sólo fueron convocados sus más allegados, entre ellos su madre putativa Laura (ita, para sus cuatas) Herrera.

Cuentan los chismososque más que una fiesta se trató de una terapia psicológica, pues Lalo Paniagua no aguantó más y rompió el silencio. Resulta que despotricó en contra del Municipio pues, según él, Fresnillo no tiene la capacidad para contar con un instituto de planeación, además de que se quejó de no tener personal, ni oficinas, ni respaldo, ni nada (explotó).

Es tanta su desesperación que reconoció haberse arrepentido de aceptar el cargo (pero andaba cabildeándose). Y aunque muchos se sorprendieron de lo que salía de su boca, luego de recapitular cada una de sus quejas, le dieron la razón, no sólo para quedar bien, sino porque la realidad es que al igual que otros puestos, el Implan desde hace varios años ha sido una falacia, ups.

 

Locos

Como unos locos tacharon a algunos ex regidores y ex funcionarios en la pasada administración municipal, quienes a principios de 2016 hablaban de recursos perdidos que ascendían a más de 150 millones pesos correspondientes a 2015 (protagonistas, les llamó el ex alcalde Gilberto Dévora Hernández).

Pero resulta que no se equivocaron, pues en 2016 resulta que son cerca de 200 millones de pesos. Y es que Gilberto Dévora Hernández decidió gastarse más de lo que tenía presupuestado, pero la duda es que no se sabe en qué y la realidad es que la actual administración no deja de encontrar irregularidades.

Primero fueron los ex ediles Fernando Valdez Vanegas y Javier Hernandez Aguilar, quienes comenzaron a hablar del déficit financiero en el Municipio, después fue el ex contralor José Manuel Escamilla y a ninguno le hicieron caso.


Los comentarios están cerrados.