Una política social diferente no admitiría a los mismos mercenarios.


Deja un comentario