FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

¿Quién gobierna Zacatecas?

La neta que hay momentos en que da auténtica hueva comentar los infortunios que vive el país o el estado. Porque nuestros gobernantes tienen la cualidad de decir lo mismo un día y el otro también. Mientras el señor que cobra como presidente nos regaña por la “amnesia que padecemos los mexicanos” (dijo en un mitin al más puro estilo priísta, lleno de acarreados, en el Estado de México, que por qué jijos no hablamos de las bondades de su régimen) el góber zacatecano se lamenta la falta de apoyo del gobierno federal en materia de seguridad pública.

Y es que la prensa ha informado que la Marina y el Ejército ya no patrullan nuestros municipios, que ya se fueron y ni adiós dijeron, que nuestros polis no son suficientes para vigilar a la ciudadanía, que hay días en que llueve, hace calor, hace frío y graniza, que hay epidemia de influenza (aunque las autoridades sanitarias no den la alerta correspondiente), que los árbitros están en huelga porque –como al gobierno– nadie los respeta.

En pocas palabras, nos están llevando la peinada y no hay nadie que haga nada. Bueno, la simulación es algo. Pero de que haya algún plan coyuntural para enfrentar los graves problemas, nomás no, ni con la lámpara de Diógenes se encuentra. ¿Cómo le hacemos pues? Si a eso le agregamos la falta de recursos económicos y el dispendio de lo poco que hay, en actos chafas, las cosas pintan muy gachas.

El gobierno federal ve a Zacatecas como el altísimo a la liebre: chiquita y orejona. Así que el góber anda de la ceca a la meca, pidiendo apoyo para tener una policía de primer mundo que garantice seguridad y bienestar para la población. Sin embargo, el secretario de gobernación anda más preocupado por las próximas elecciones federales (y del Estado de México) que en mandar lana para empujar los programas de seguridad pública. Digo, hay de prioridades a prioridades y Zacatecas, simple y llanamente, no es PRIORIDAD NACIONAL.

Y podrán defender al gobierno federal los turiferarios de siempre, pero lo cierto es que para nuestra entidad no habrá apoyo en los próximos meses. Por ello, lo que procedía era la cancelación del llamado “Festival Cultural”, ahorrarse esa lana para otras necesidades más apremiantes, pero sería echarse otra bronca con los hoteleros y restauranteros. Pero bien se podría organizar una semana cultural novedosa y sin tanto gasto, pero se comenta que el secretario de turismo anda turisteando en Colombia.

Para eso sí hay lana: para viaticar con descaro. ¿Ése es su equipo, Góber? Nombre, parecen jugadores de béisbol echando una cascarita de futbol. Pregunto: ¿en serio el señor que cobra en turismo tiene una sola, nada más una, pinche idea de cómo vender los atractivos turísticos de la entidad? Dígala, pero ya, ¡caramba! No andemos gastando lo que no tenemos, en festivalitos de una semana, para coraje de un sector de la entidad que ha hecho lana a montones.

La inversión productiva es nula, los empleos ofrecidos en campaña brillan por su ausencia y los funcionarios se la pasan a toda madre cobrando religiosamente su quincena. ¿Y el resto de los zacatecanos? Incluso, se anunció que, los dulceros no podrán estar en el centro histórico por decisión de la presidencia municipal de Zacatecas. ¿A poco ellos son ciudadanos de segunda? Todo a los hoteleros y restauranteros y nuestros amigos dulceros, a la porra. Así las cosas. Muchas promesas de campaña, que a la fecha no se han cumplido, que ni se cumplirán, no por falta de voluntad, sino por falta de dinero y de creatividad de nuestras sacrosantas autoridades.

Por lo pronto el festivalote cultural traerá una semana de alegría (sic) a los zacatecanos, la otra semana pueden subirse a un autobús de cualquier ruta para seguir la alegría, pagando un peso más (pobres concesionarios) y atravesando maravillosos baches que solo Zacatecas tiene. ¡PURO CANTE JONDO Y QUE LA GENTE SE JO(N)DA!


Los comentarios están cerrados.