Érase una vez un rector que no sabía que podía haber llegado a ser lo que no es.


Deja un comentario