Desastre
A un día de haberse realizado cambios en el gabinete, los “nuevos titulares” ya dieron muestra de que fueron de manera improvisada. Con los cambios se decidió crear un nuevo departamento llamado Comercio, Espectáculos y Alcoholes (¿perdooon?), quedando al frente Roberto Bonilla García.

Tras su nombramiento, muchos se alegraron que serían removidos Fidel Barrios y Salomón Morales, titulares de Espectáculos y Alcoholes respectivamente. Pero no fue así, pues ambos se mantienen y para rato. Entonces ¿qué va ser Roberto Bonilla García?, se pregunta él mismo.

Dicen en los pasillos que Roberto Bonilla García, quien por cierto es primo del director de Desarrollo Social, César Bonilla Badillo, recibió su nombramiento como balde de agua fría y sin preámbulo, pues lo único que sabe es que tomó protesta y que le pagarán muy bien (que es lo que realmente le importa).

 

Cansado
Cuentan los chismosos que la creación de este nuevo departamento obedece a que el prepotente secretario de Gobierno Daniel Isaac Ramírez, dijo que era mucho el trabajo que tenía asignado y necesitaba a alguien que le ayudara (ah mira, no se vaya a deshacer).

Los departamentos de Espectáculos, Alcoholes y Plazas y Mercados (que se encargan de regular el comercio) dependían directamente del prepotente, pero según él, era necesario que alguien se encargara de ellos, no sólo porque le saca al trabajo, sino porque no le gusta tratar con Fidel Barrios y Salomón Morales (que listo).

Pero dicen en los pasillos (de la presidencia, ya sabe) que el prepotente, nada tonto, quiso lavarse las manos, pues como se pretende iniciar con el reordenamiento comercial, no quiere lidiar con los minoristas.

 

Peleonero
Al titular del Instituto Municipal de Cultura, Daniel Guzmán Dolores (de cabeza), si no le llueve le llovizna. Pues además de no hacer nada por la comunidad artística, se da el lujo de pelearse con ellos.

Resulta que más de un artista le ha pedido oportunidad de exhibir sus obras en el Ex Templo de la Concepción, como anteriormente se hacía mes con mes, pero la respuesta de Daniel Guzmán Dolores (de cabeza) siempre es la misma: no. Y tampoco les da una justificación al respecto.

Cuentan que es tanta la inconformidad de algunos artistas que han decido ir a recoger algunas de las obras que exhibían en el Ágora. Pues, aunque reconocen la importancia del reciento, dicen ser conscientes de que son pocos los que acuden a apreciar el talento local que en éste se muestra.


Nuestros lectores comentan

  1. Las salas en el Agora siempre están cerradas, se necesita un Director que tenga la capacidad y que vaya a trabajar y no se la pase en el Club de la Una.

  2. al que tienen que mover es al p*****o de el Ing. o el guero para los compas hablo de Armando Ruiz Montoya que en vez de ponerse a trabajar y regular anda paseandose hasta altas de la noche con su secretaria Zahyra o anda en cualquien hotel con ella,,, yo creo andan paseando en los hoteles para regularlos jajajaj hay gente …..