FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

Los cambios en el Instituto Nacional Electoral

En estos días, la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión se alista para sustituir a tres consejeros del Instituto Nacional Electoral, a los que se les acabó el hueso. Arturo Sánchez, Javier Santiago y Beatriz Galindo, se van para no volver (eso espero) y llegarán otros tres (ansiosos de cobrar el sueldazo respectivo) con la sana intención de coadyuvar con su experiencia y conocimientos al buen desarrollo del proceso electoral de 2017-2018, que inicia en septiembre de este año.

Por supuesto, la selección será pulcra y llegarán los mejores perfiles (sic), pero con el logo del partido que los impulsa, en la frente, como si fuera miércoles de ceniza. Eso de que son castos y puros, sabemos que es una vacilada propia de nuestras instituciones electorales. Por lo pronto, 152 ansiosos tiradores están a la expectativa de ver si se cumplen los compromisos políticos que amarraron con los partidos.

La página de internet de la Cámara dice textualmente: “La Junta (de Coordinación Política) impulsará y privilegiará las construcción de acuerdos entre los grupos parlamentarios para seleccionar a las y los candidatos al cargo de consejeros electorales”. En lenguaje mortal, la JUCOPO quiere decir que se pondrán de acuerdo para repartirse los tres méndigos espacios al que aspira más de una centena de ansiosos ciudadanos. En calidad de mientras, personajes como Flavio Galván Rivera (que acaba de dejar el puesto de Magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación), Diana Talavera Flores (ex presidenta del Instituto Electoral del Distrito Federal), Jorge Arturo Zárate Vite (periodista y ex funcionario de la Comisión Nacional de Derechos Humanos), así como consejeros y ex consejeros de diversos institutos electorales del país andan en chinga, buscando a los diputados para jurarles que ellos son los meros meros petateros y que si los escogen no se darán por mal servidos.

La pregunta que me surge: ¿pues qué no tienen llenadero algunos? Digo, ya abrevaron del presupuesto durante años como magistrados y consejeros y quieren seguir succionando del erario. No chinguen, ya pónganse a trabajar en algo productivo. Dejen esos espacios para las nuevas generaciones; ustedes ya están muy toreados, su experiencia vale sorbete. Ya váyanse a su casita a escribir sus memorias o una novela pornográfica, pero retírense con dignidad. Se quejan de quienes brincan de un puesto de elección popular a otro y están iguales o peor.

¿Ustedes van a organizar las elecciones para renovar al titular del ejecutivo y el congreso? ¡Qué pinche miedo¡ Es la neta. Y miren que apelar a la experiencia no me convence. La mayoría no pasaría el polígrafo, si se tratara de explicar su inclinación a algún partido político. Estoy convencido de que la mayoría en un momento se inclinaron a favor de alguna organización, por razones ideológicas, independientemente de haber protestado cumplir y hacer cumplir la Constitución.

De Zacatecas, dos consejeros del IEEZ (que por cierto, este año se van) están participando en la convocatoria. Les tocará el papelito de ¡GRACIAS POR PARTICIPAR!, porque no creo que tengan las relaciones que tienen otros aspirantes, desgraciadamente. Y espérense cuando venga el relevo en el IEEZ, también se van a registrar bastantes ciudadanos esperando les toque el hueso anhelado. Por mi parte, no me interesa participar en ambos procesos, creo que hay muchos jóvenes zacatecanos con los conocimientos y experiencia para desempeñar el papel de consejeros o magistrados del tribilín local; yo sí creo en el relevo generacional. Muchos ya no estamos para andar haciendo el papelito de pedigüeños de un espacio en los órganos electorales, más bien estamos para asesorar a las nuevas generaciones.

Los que lleguen a cobrar como se debe, que la patria se los premiará. Pero la mayoría mejor ya deje se hacerle al monje y mejor váyanse a casa a cuidar a los nietos. No mamen. ¡YA NO PREGUNTAN QUE HACE UN CONSEJERO. PREGUNTAN CUÁNTO COBRA! ¡CHALE!

 


Los comentarios están cerrados.