Anda corriendo en los pasillos de la Casa de los Perros, el rumor insistente de que hay problemas en el paraíso, o sea, que no se acaban de poner de acuerdo en el asunto de la separación entre lo que serán las oficinas de Transporte Público y las de Vialidad.

Según los chismosos, muy insidiosos, el atorón que enfrenta la próxima separación de ambas ramas de seguridad pública se debe, nomás, a que la doctora Cristina Rodríguez insiste en que le den una de esas ramas a un primo suyo.

El chiste, dicen, es que ni la secretaria general de Gobierno, Fabiola Torres, ni el todavía director de Tránsito, Miguel Rivera Villa, están de acuerdo con la propuesta. ¿Hasta dónde estirarán esa liga antes de que se rompa? Ya veremos… a ver quién manda.

Y aunque sigue zumbando en el ambiente el llevado y traído tema de la “comida social entre amigos” que le ofrecieron al ex góber Miguel Alonso Reyes en un rancho allá por Jerez, en la gubernatura parece no pasar nada.

Coinciden los chismosos en que al menos el góber Alejandro Tello no es de un carácter explosivo ni visceral como para andar haciendo escándalo por la reunión, sino que es más bien mesurado y prudente.

Peeero… eso sí, dicen que él mismo ha dicho que la “reunión social” se trató de un paso en falso, y que quien cree que ésa es la mejor manera de hacerse de fuero para que no les alcance la justicia, están muy errados. ¡Huy!

Mientras tanto, en los pasillos de la Secretaría de Desarrollo Social, que dice manejar Otilio Rivera Herrera, están convenciéndose de que su jefe se está especializando… en asustar a la gente a diestra y siniestra.

Sobre todo a la gente más fregada, pues miren que eso de decir que ni siquiera tiene idea de si seguirá vigente el programa que pretende dotar de uniformes y útiles escolares a quienes menos tienen ya le dio preocupación a muchos padres de familia.

Ojalá alguien le recuerde que el programa proviene de un decreto gubernativo, así que tendrá que hacer de tripas corazón (no le batallará, dicen) y ponerse las pilas para conseguir recursos que echen adelante dicho programa. ¡A trabajar!

Y se llegó la fecha del equinoccio de primavera, y mientras en la secretaría de Turismo siguen pensando en la inmortalidad del cangrejo como método para definir los mejores productos turísticos del estado, cuentan que el turismo sí alcanzó a llegar a los centros ceremoniales.

Lugares como las ruinas en Chalchihuites fueron visitados por muchas personas que recibieron la primavera (y la energía de los rayos solares y toda la cosa) incluso acampando… y consumiendo algo de lo local, afortunadamente.

Total, dicen en el mundo del turismo local que ojalá no se le siga pasando el tiempo a Eduardo Yarto y su equipo, y ya también siquiera empiecen a usar la famosa “nueva marca” para promover el estado. Eso sí sería deslumbrante.


Nuestros lectores comentan

  1. A otro gato con ese cuento

    Efectivamente en la Quemada, todo un desastre, los baños super sucios, poca seguridad, no hay donde la gente pueda comer sus alimentos, los turistas quejándose que no había variedad de alimentos, ya que solo galletas, papas, etc, Despierten gente de muchas partes de la república visitaron el lugar sin conocer lo hermoso de nuestro estado,,, pónganse las pilas,,,