MANDONAS
Ahora resulta que en la actual administración todos quieren mandar. Nos llega al templete que la que anda insoportable y poniendo a temblar a medio mundo es la síndico Amelia del Rocío Flores Carrillo (tiene nombre de telenovela).

Sucede que a la funcionaria el alcalde le dio tantito poder y ahora no hay quien la pare (sacó las uñas). Dicen los chismosos que Amelia del Rocío Flores giró la instrucción que ella, antes que nadie, debe estar enterada de lo que van a informar o de las daciones que van a tomar y, sí a ella le parecen bien (o le conviene), se hacen o no.

Pero en esto no actúa sola, obviamente tiene quien le hace segunda y es nada más y nada menos que su comadre la tesorera, María Gabriela (ita para las cuatas) Rodríguez. Dicen los chismosos que actualmente lo que pasó o deja de pasar en la administración es porque ellas así lo determinan.

TRABAJO
Cuentan en los pasillos de la presidencia que Amelia del Rocío Flores y Gabita son muy buenas para mandar, pero si de su chamba se trata, de las dos no se hace ni una, ¡Ups! Pues la situación financiera y administrativa sigue siendo una incógnita y de los asuntos legales mejor ni hablamos.

Un claro ejemplo de ello es que en días recientes el ex regidor, Fernando Valdez Vanegas, mediante un oficio aclaró el destino de los más de 192 millones de pesos que nadie sabe en qué se utilizaron durante la anterior administración (¿perdooon?)

Tema del cual, abiertamente, el alcalde José (Pepe para los cuates) Haro, reconoció se enteró a través de redes sociales (¡ah, no, bueno!, bonito gabinete), pues Gabita hasta el momento no se ha dignado en informarle de la aclaración que hace el ex regidor.

CINE
Piden, suplican, ruegan… que alguien le explique a la diputada local Guadalupe (Lupe para las cuatas) Flores cuál es su trabajo como legisladora, pues si usted creía que andaba perdida regalando arbolitos, ahora con su nueva idea sí se pasó.

Lupe, un día en sus momentos de ocio, se puso a pensar en qué podía hacer para ayudar a los fresnillenses y resulta que su cabeza no le dio para más que regalar cinco pases dobles (no se vaya a quedar pobre) para llevar a 10 personas al cine (¿perdooon?).

El requisito para ganarse el pase era que la ciudadanía comentara una propuesta para mejorar El Mineral (le hiciera su chamba, pues) y los primeros en hacerlo serían los ganadores. Pero ya entrados en la dinámica, la diputada decidió pedirle más pases dobles a los del cine para no quedar tan mal.


Los comentarios están cerrados.