STAFF
STAFF

Los habitantes de distintas colonias de la capital del estado coinciden en que la inseguridad es el tema en común, los actos delictivos que ocurren de forma cotidiana en las calles los mantienen con medio.

En un recorrido que realizó NTR Medios de Comunicación por los barrios y colonias La Pinta, El Ete, Las Palmas, Alma Obrera y el fraccionamiento Felipe Ángeles la constante fue el temor de la gente.

Incluso, los vecinos se negaron a revelar sus nombres y pidieron que no se diera a conocer dónde se realizaron las entrevistas por temor a represalias de las bandas que operan en estos lugares.

De manera recurrente, los entrevistados exigieron a las autoridades estatales y municipales que mejoraran la seguridad en las calles, particularmente durante las noches.

Barrio La Pinta

Aquí la gente vive con temor y ven difícil combatir la inseguridad. “La seguridad está muy pobre, es más la delincuencia que hay en la ciudad que los policías. Me consta que cuando hay pleitos, los policías se esconden, no llegan hasta el barrio de La Pinta, les tienen miedo a las personas, la seguridad es nula”, expresaron.

La gente considera que las corporaciones de policías no están preparadas, que sus elementos necesitan adiestramiento en el uso de armas para enfrentar a los delincuentes; “están rebasados; la delincuencia tiene más alcances que los gendarmes, entonces la seguridad es nula en esta colonia”.

Respecto al tema de rehabilitar espacios públicos, limpiar y remodelar fachadas, opinaron que serviría para que la colonia se vea bonita, “plantar el arbolito es otra cosa, no tiene nada que ver con lo de la delincuencia, nos importa que estemos seguros, eso sí”.

Las Palmas

Las noches de los vecinos de Las Palmas son agitadas, apenas cae el sol y “mejor nos guardamos en los hogares”, pues con frecuencia escuchan persecuciones y balazos en las avenidas San Marcos y CNC, así como en el bulevar.

Por seguridad “cerramos temprano, ya que si vemos gente merodeando mejor cerramos o nos escondemos en casa”.

Elementos de las policías Metropolitana (Metropol) y Estatal Preventiva (PEP) hacen rondines frecuentes, en camionetas y motocicletas, pero para los habitantes de esta zona de la capital esto es insuficiente.

Sobre el programa de mejoramiento de calles y canchas, para que los jóvenes puedan hacer deporte, opinaron que éste no ataca la inseguridad, sólo “mantienen ocupadas a ciertas personas que no están trabajando en cosas malas o haciendo problemas”.

 

Alma Obrera

Todo el día es complicado en esta colonia, pero entre las 18 y las 19 horas, corren a resguardarse en sus casas para no quedar en medio de actos delictivos. En particular, después de la balacera registrada hace tres meses.

Los vecinos se sienten inseguros, “ya que no sabemos con qué tipo de personas estamos hablando, hacen falta policías que nos cuiden, porque sólo se la pasan paseando y no entran a las calles, que es donde se siente más inseguridad”, lamentaron.

Después de las 21 horas las calles lucen vacías, las pocas personas que se ven vienen de su trabajo y van directo a su vivienda, “no como antes que nos daba la media noche en el centro y nos veníamos caminando; ahorita ya ni pensarlo”.

El polideportivo, detallaron, es otro punto de conflicto, pues debería ser un espacio dedicado al deporte, pero “cada partido termina (con la gente) consumiendo bebidas embriagantes, lo que hace que pierda la esencia del lugar”.

 

El Ete

“Todo mundo sabe cómo está aquí, mejor no meterse”, dijeron de forma contundente los entrevistados.

Durante el recorrido, NTR Medios de Comunicación pudo apreciar el ambiente de inseguridad, pues en cada esquina había grupos de jóvenes, de entre 20 y 30 años, en pose de guardia, alertas ante cualquier hecho.

Las fachadas lucen descuidadas y grafiteadas, con carros que parecen haber estado en el mismo lugar por mucho tiempo.

Un hombre que llegó a una tienda a repartir sus productos mencionó: “mejor venir temprano a surtir aquí, porque después quieren su cuota estos jóvenes y ni qué pensar de negarse o hacer un conteo en esta área, es arriesgarnos de más”.

 

Felipe Ángeles

En esta colonia la situación no es distinta a las anteriores, pero los entrevistados prefirieron no hablar de ello, se limitaron a mencionar que es mejor no tocar el tema de inseguridad en la colonia, “pues si uno dice algo, todo mundo se entera de ello”.

Además, narraron que las horas críticas son en la noche, sobre todo para los que no son del barrio, “porque son quienes corren más riesgo de ser asaltados o cosas peores”.

Al igual que en las otras colonias, los vecinos dijeron que los rondines de los cuerpos policiacos ayudan poco o nada a mantener la seguridad, “porque ya saben a qué hora pasan, entonces lo mejor es meterse temprano a la casa y ya no salir».


Nuestros lectores comentan