Emilio
Emilio

En el mar de eventos del próximo Festival Cultural, hay tres que me son atractivos. Los que conciernen al primer centenario de Juan Rulfo, el reconocido escritor del Llano en llamas y Pedro Páramo; otro es el primer siglo del Museo del ex Convento de Guadalupe, y, el tercero, es el que recordará el primer centenario luctuoso de Elías Amador.

Para Rulfo habrá lectura con voz alta, una conferencia magistral con el cineasta Alejandro Pelayo y mesas redondas con personal docente y estudiantes de la Unidad Académica de Letras. Los actos serán el sábado 15 y domingo 16 de abril.

Otro, que también finca memoria, es la conferencia sobre Manuel Pastrana y los primeros cien años del Museo del ex Convento de Guadalupe. La conferenciante es la experta en el tema, doña Violeta Tavizón Mondragón. Le acompañará en la mesa otra de las personas que han consolidado una seria investigación en cuestión de arte y estética en Zacatecas, como lo es doña Sofía Gamoba. Aunque se ofendan los autoatribuyentes de títulos, Violeta y Sofía son las personas que se desenvuelven con solvencia académica en las cuestiones de arte y curaduría, no sólo en Zacatecas, sino en otros lares del país. La conferencia será el viernes 14 de abril, en el foyer del Teatro Fernando Calderón.

Para el centenario luctuoso de don Elías Amador, la asociación de historiadores que labora con ese nombre, realizará una mesa de exposiciones el martes 11 de abril. El programa indica que hablarán de la poesía, el indigenismo y la biografía del historiador zacatecano.

Algo más

No deja de sorprender el coordinador estatal de Bibliotecas, Simitrio Quezada (todos le deben denominar maestro). Ya sabe usted, además de ser un usuario compulsivo de la Internet para avisar dónde y qué hace, ahora se va acercando a las conferencias y liderazgos de superación personal, de cuya literatura se declara opositor. En días pasados, Quezada autorizó el uso de la Biblioteca Mauricio Magdaleno para que la “coach de vida” Fátima Ibarrarán, de Impulso, Agencia de Cambio Continuo (empresa privada dedicada a asesorar personas para encontrar la felicidad) dictara una conferencia. Lo sorprendente no es la liberalidad de autorizar el uso de la biblioteca, sino que, sin problema, dejó que la empresa cobrara para escuchar a la coach de vida… Nota: el culto y fiel burócrata autorizó el uso privado de una instalación gubernamental y pública.


Los comentarios están cerrados.