COQUETO
En la guerra, en el amor y, principalmente en la política, todo se vale. Eso le queda muy claro al contralor, un tal Alejandro González Cosío, quien hasta hace algunos meses no se le despegaba ni a sol ni a sombra al menor de los Monreal, Saúl (ito para las señoras).

Cuentan que, desde hace tiempo, el tal Alejandro González y Saulito tomaron distancia, principalmente porque el menor de los Monreal anda insoportable y hay muchos que ya decidieron no seguir en su equipo.

Pero más pronto que tarde resulta que el tal Alejandro González decidió coquetearle a los de enfrente, o sea a los del PRI, y hasta ya es común verlo en reuniones organizadas por los tricolor bajo el pretexto de que lo cortés no quita lo valiente (¡Ay, Ajá!).

MORE-PRIISTAS
La más reciente aparición del contralor (a modo) con los del PRI fue en el cumpleaños de la legisladora local Norma Castorena, quien en las pasadas elecciones fue una de sus rivales. En la reunión no dejó pasar la oportunidad y se codeó con integrantes del tricolor.

Cuentan en los pasillos (de la presidencia, ya sabe), que el tal Alejandro González no es el único saulista (disculpe usted, de Morena) que anda haciendo su luchita en la acera de enfrente, pues también ha de recordar, estimado lector, que hace algunos meses la edil Isabel (Chavelita para los cuates) Sánchez se hizo presente en un evento del PRI.

Pero no son los únicos, pues también algunos operadores políticos de Saulito que juraban y perjuraban morir con y por él ya comenzaron a darle la espalda, al caso vienen las ex regidoras Marta Medina Bañuelos (actual asistente de la tesorera María Gabriela Rodríguez) y Guillermina Alonso (trabajadora de la Contraloría).

ADVERTENCIA
Lo que nunca se imaginaros los traidores (así los llama Saulito) es que el menor de los Monreal se quejaría de ellos con sus hermanos mayores, David y Ricardo, quienes ya les mandaron un recado (advertencia), en cual les piden se alineen o se van.

Cuentan los chismosos que más allá de causarles temor les dio gracia, a tal grado que se animaron a compartir con algunos priistas las amenazas que les hicieron llegar.

En los pasillos se dice que, a una sola voz, los traidores pidieron a los mayores de los Monreal que alineen primero a Saulito ya que, con su idea enfermiza de ser senador en el 2018, está perjudicando la estructura que durante casi dos décadas han trabajado. De lo contrario “aquí se rompió una taza y cada quien para su casa”, advirtieron ¡ups!


Los comentarios están cerrados.