Hoy arranca, en el paradisiaco puerto de Acapulco, el muy conocido Tianguis Turístico 2017, evento en el que, por supuesto, habrá de participar nuestra entidad zacatecana, y desde ya… le empezaron a llover críticas.

Algunos chismosos del pueblo se dieron vuelito en las redes sociales señalando detallitos y detallotes sobre el stand que Zacatecas Deslumbrante (sí, la “nueva marca”) presenta en esta ocasión, pues –a decir de ellos–, se ve bastante… digamos… ranchero.

Pero bueno, hay otros que, por el contrario, esperan que, a pesar de la imagen “minimalista” que no logra deslumbrar a nadie, los promotores que trabajen ahí sí logren iluminar los ojitos de más de tres, a ver si ponen a Zacatecas entre sus proyectos de viaje. ¿Lograrán deslumbrar?

Con los pantalones muy bien fajados, dicen, el secretario de Finanzas del estado, Jorge Miranda Castro, se aventó a mandar un boletín de prensa en el que expresa su total y completa y absoluta disponibilidad para ir a con los diputados a responderles lo que quieran y cuando quieran… claro, sobre el refinanciamiento de la deuda.

Los chismosos del Congreso del Estado –y no precisamente los diputados, conste– se preguntan qué necesidad había de tal comunicado, si de todas maneras ya lo habían citado a comparecer… y ni modo que no vaya.

Pero esos mismos chismosos aseguran que la bronca no es que vaya y conteste, ¡sino lo que le vayan a preguntar los diputados!, porque entre el desconocimiento de muchos y las ganas de “hacer la barba” de los otros, todo apunta a que será una comparecencia inútil. Dicen…

Nomás la friolera de 60 millones de pesos. Eso es lo que dicen que falta de dinero (qué tanto es tantito) para terminar la megaobra del megafiasco que es el Centro Cultural Toma de Zacatecas, ése que inauguró Miguel Alonso Reyes con todo y goteras incluidas.

O bueno, eso es lo que dice que falta el mismísimo titular de Infraestructura, Francisco Ibargüengoytia Borrego, y bien que lo ha de saber, porque él mismo estuvo a cargo de la obra cuando todavía no terminaba el sexenio anterior.

Lo que medio mundo se pregunta es ¿por qué faltan 60 millones de pesos, si ya se había presupuestado una lana para concluirlo? ¿Quién se carranceó el dinero? ¿O quién presupuestó mal? ¿O a quién le pagaron de más? Y en todo caso… ¿Por qué ninguno de ellos está en la cárcel?

Chismosos del pueblo, de ésos que ya tienen sus ayeres, critican álgidamente que gente como Marco Vinicio Flores Guerrero, el flamante coordinador de Planeación en el gobierno del estado, piense que está descubriendo el hilo negro.

Y es que no les cayó bien que Flores Guerrero presuma que hay ya cerca de 19 “proyectos generadores de información, estadísticas y geografía” que, según él, ayudarán a encontrar dónde está la gente más fregada y dónde se necesitan más atenciones del gobierno.

Según los chismosos, eso es mucha lana gastada en pura burocracia, y que podría ser utilizada más eficientemente con otra metodología: cuando se den cuenta de que todo el estado tiene marginación, y que lo que hay que hacer es ponerse a trabajar, no a “planear” como aviadores.


Nuestros lectores comentan

  1. tienen planeando 7 meses, y su diagnostico es la extrema pobreza del estado, para los no políticos, porqué Flores Guerrero si ustedes ven su face se la pasa de viaje