Regañados
Después de que funcionarios locales y estatales en más de una ocasión dejaran ver que el trabajo en coordinación no era su fuete (pues no se pueden ver ni en pintura) resulta que “alguien” les pidió mesura y al menos disimularan en redes sociales.

Los primeros advertidos en el tema fueron el director de Desarrollo Social, César Bonilla Badillo, y el coordinador territorial de Sedesol, Arturo (ito para las señoras) Torres Luna, a quienes los mandaron a trabajar juntos durante el fin de semana (o se hacían amigos o se odiaban más).

Dicen que el más inconforme por esta situación fue César Bonilla Badillo, que aunque hizo circo, maroma y teatro, por instrucciones de “alguien” tuvo que aguantar su orgullo e irse a recorrer las comunidades (con sombrero y toda la cosa) a lado de Arturito, quienes muy obedientes presumieron fotos juntitos en sus redes sociales.

 

¿Y los camiones?
Durante el fin de semana se presentó un incendio forestal que tardaron tres días en sofocar y en donde, una vez más, se exhibió la falta de equipo y de personal que se tiene en Protección Civil y Bomberos.

Recordará usted, estimado lector, que hace algunos meses al poco tiempo de haber tomado posesión el alcalde acompañado algunos regidores, viajaron a Estados Unidos con el pretexto de que irán en busca de beneficios para El Mineral y hubo quienes les creyeron, entre ellos el coordinador de Protección Civil, Rubén Robles Castro.

Tras su regreso, se presumió con bombo y platillo, por distintos medios, que se habían gestionado dos camiones para bomberos (fue la novedad), pero resulta que hasta el momento ninguna de estas unidades ha llegado y en el área siguen sin vehículos.

 

Más deudas
A días de que termine marzo, nada claro hay respecto a la llegada de recursos económicos. Como se sabe, en este mes comienza la liberación de las participaciones a los Municipios, pero en El Mineral hasta el momento lo único que llegan… y seguirán llegando son más deudas.

Cuentan en los pasillos de la presidencia municipal que los más de 192 millones de pesos que supuestamente se tienen de deuda es sólo la punta del iceberg, ¿qué?, sí, así como lo lee, sólo la punta, pues día a día llegan nuevos acreedores a cobrar lo que se les debe.

Dicen los chismosos que por una extraña razón el flujo de dinero que se esperaba en este mes, principalmente para iniciar con distintas obras, está detenido a fin de que en las cuentas bancarias se genere un rendimiento que les ayude a subsanar otras cuestiones (se lo están jineteando en pocas palabras).


Los comentarios están cerrados.