Maldiciones
De plano no terminan las maldiciones para Fresnillo. Ahora resulta que en el Rastro TIF detectaron (los chismosos de los pasillos, ya sabe) la distribución de carne contaminada con clembuterol. Así como lo lee, estimado lector. Además, aseguran (los chismosos) que hay casos de personas intoxicadas.

Obvio, cuando se inauguró el rastro (una y otra y otra vez) se juró que el beneficio sería garantizar la higiene y el buen estado de la carne que sale… y pues nada, que por más certificación Tipo Inspección Federal, oootra vez nos dieron atole con el dedo.

Seguramente recuerda, estimado lector, que no es la primera vez que se presenta este tipo de incidentes, pues en meses anteriores decomisaron carne en mal estado, además de que el Rastro TIF ha sido observado en más de una ocasión por el inadecuado traslado de la carne.

 

Escondido
Dicen los chismosos que mientras hay personas hospitalizadas por consumir carne contaminada con clembuterol, las autoridades municipales prefieren actuar como si desconocieran el tema, tal es el caso del administrador del Rastro TIF, José Juan Murillo López, ex chofer del ex alcalde Gilberto Dévora Hernández.

Pero como en muchas oootras áreas del Municipio dicen que la responsabilidad no es del todo de José Juan Murillo, pues aunque ya había notificado que carecía de personal capacitado y de otras necesidades que se tienen, hasta el momento nadie le ha brindado una solución.

Se supone que su jefe inmediato es el director de Servicios Públicos, Carlos Hernández Magallanes (El Pollo, para los cuates), pero cuentan en los pasillos (de la presidencia, ya sabe) que es el primero que no brinda ninguna solución y lo único que hace es mandar a José Juan Murillo a que lo solucione por otro lado (¡ah, no bueno!, bonito jefe).

 

Fotos
Eso de tomarse fotos oficiales está de moda, pues el gobernador, Alejandro Tello, y su esposa, Cristina Rodríguez, no fueron los únicos que decidieron gastar en una sesión. Resulta que a los regidores también se les antojó.

Hace algunas semanas se vio a los ediles muy bañados y trajeados. Esto obedecía a que les tomarían la foto oficial. Obvio (se justifican) es algo que cada administración hace, pero aun cuando en el Municipio hay más de un fotógrafo (con estudio y toda la cosa), se contrató a uno externo para sacarles su mejor perfil.

Y todo para que en la página web del ayuntamiento, en el apartado de regidores, aparezca su nombre con la respectiva foto. Como si estuvieran tan bonitos y, además, trabajaran.


Los comentarios están cerrados.