REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

México.- México lleva seis años sin ratificar el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), por el cual tendría que regular de forma inmediata el trabajo en el hogar.

Aunque 2.4 millones de mexicanos contribuyen al trabajo doméstico, el gobierno mexicano mantiene legislaciones que posibilitan jornadas laborales de 12 horas y falta de prestaciones.

«El Estado tiene una deuda importante con este sector, casi siempre compuesto por mujeres», advierten en un posicionamiento conjunto el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y organizaciones civiles.

«Nuestras instituciones han favorecido por generaciones un ciclo de exclusión que, a lo largo de toda su vida, niega a las trabajadoras del hogar el acceso a oportunidades».

Para especialistas, las deficiencias se centran en la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social.

Según la ley laboral, las trabajadoras pueden recibir hasta 50 por ciento de la retribución de su trabajo en especie, como alimentación o habitación.

Ello excede lo recomendado por la OIT, sobre un máximo de 33 por ciento en la retribución en especie.

«En México la retribución es bajísima: 30 por ciento de los trabajadores del hogar gana menos de un salario mínimo al día y 70 por ciento menos de dos salarios mínimos.

«Son ingresos mínimos y en México sigue siendo muy alto el perfil de trabajadores de planta», refiere en entrevista Marta Cebollada, autora del libro «El trabajo del hogar: Convenio 189 de la OIT y la legislación en México», publicado por Conapred.

La Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) tampoco ha establecido el salario mínimo para el colectivo, lo cual debe hacer en acuerdo con representantes de las trabajadoras, los patrones y el Gobierno.

La ley reconoce que las trabajadores tendrán nueve horas de descanso consecutivo, así como otras tres en la mañana y en la noche.

No obstante, no establece la duración máxima de una jornada laboral, por lo que las trabajadoras pueden laborar hasta doce horas, lo cual excede lo establecido para el resto de los trabajadores en el país.

Por las horas extra laboradas, tampoco hay una remuneración establecida.

La Ley del Seguro Social no estipula la obligatoriedad de afiliación a la seguridad social y exime a los patrones de aportar al Infonavit.

Además, no cuentan con acceso a los servicios de guardería y ni siquiera pueden ser afiliadas al IMSS si cuentan con antecedentes de enfermedades crónicas degenerativas.

Cebollada destaca que, entre otros retos para afiliar a las trabajadoras, el IMSS pide al patrón pagar por adelantado los impuestos por un año.

Aunque el Convenio ha sido ratificado por 23 países, incluyendo 13 en América, en México persiste la discriminación contra el sector.


Los comentarios están cerrados.