Pobrecitos nuestros diputados locales, que en cada sesión tal vez tengan ahora que ir reconociendo, una tras otra, el enorme rezago en que han caído por su lento trabajo en comisiones legislativas para dictaminar iniciativas.

Ayer la que se tiró al piso fue la pobrecita de Mónica Borrego Estrada, diputada Morenaza, pues subió a tribuna para dejar muy en claro que ella pidió sesionar más veces para poder sacar una legislación sobre personas con discapacidad¡aunque todavía no tenía dictamen!

Y aclaró que no es que el Ejecutivo la esté presionando (lo está), ni que la respectiva comisión la ningunee (lo hace), ni porque al final la vayan a mayoritear porque es iniciativa del gobernador (lo harán). Lo hace para que vean que nadie le hace caso. ¡Pobrecita!

Aunque pobrecita también la diputada Lupita Adabache, también Morenaza, quien tomó la máxima tribuna del estado para presentar asuntos que hay que legislar sobre la niñez… y a ella sí que nadie le hizo caso.

Y es que al abrirse los comentarios para que sus compañeros opinaran sobre lo que acababa de plantear, aquellos usaron el tiempo ¡para seguir hablando y quejándose y disculpándose y defendiéndose de los señalamientos de Mónica Borrego!

Total, que aquello se volvió (otra vez) una verdadera guasa legislativa, en la que parece que a muy pocos les importa de verdad legislar lo que hay que legislar, y más bien se la pasan en la chacota y haciéndose chistes los unos a los otros. Pobrecitos…

Más se tardó en llegar la comunicación acerca de los nuevos nombramientos y cambios en diversas instancias de procuración de justicia, que lo que tardó Mara Muñoz Galván en renunciar a la titularidad del Centro de Justicia para las Mujeres.

En la carta –extensa– que Muñoz Galván le envió al góber Alejandro Tello para expresarle su salida, le recetó además una serie de señalamientos y acusaciones ¡contra alguno de los recién nombrados y contra el procurador Francisco Murillo Ruiseco!

La renuncia, dicen los más chismosos, está más que clara: se va porque no se lleva con quienes están en la procuraduría y porque se la pasan poniéndole piedritas en el camino. Y ahora ¿quién investigará sus acusaciones y señalamientos? Buena pregunta…

Y ahora le salió lo valiente, honesto y claridoso al coordinador general Jurídico del gobierno, Jehú Eduí Salas Dávila, pues al ser cuestionado sobre el sistema estatal anticorrupción ya de plano dijo que estará en funciones… ¡hasta el año que entra!

El plazo fatal para que estén armonizadas las leyes con la Federación se cumplirá el 26 de julio, pero al menos ya admitió que ¡todavía le falta terminar cuatro leyes que tienen que reformarse!

Ah, pero es que dijo que luego de que él las entregue a la Legislatura (en unas dos semanas, asegura), ya será bronca de los legisladores que las aprueben. En fin, que ya se advierte otra andanada de aprobaciones por mayoriteoAhí llévensela…


Los comentarios están cerrados.