PAOLA YANINE LÓPEZ HERNÁNDEZ
PAOLA YANINE LÓPEZ HERNÁNDEZ

La biotecnología ha permitido la transferencia de genes de una especie a otra, esto ha sido objetivo importante de investigación e innovación de formas de vida con nuevas características.

Como bien claro lo dice su nombre los OGM son especies las cuales ha sido modificado su material genético de forma no natural. Esto ha tenido principalmente fines comerciales lo cual ha generado poder considerable para las empresas que se dedican a esto.

En cuanto a la bioética el principal dilema es sobre el valor de los transgénicos y el desequilibrio que se puede causar a la ecología, así como a la biodiversidad. Por lo cual, es de gran utilidad plantear los cuatro principios de la bioética, para dejar más claro las implicaciones.

Autonomía. El consumidor tiene el derecho de conocer de forma clara las características de los alimentos que están disponibles en el mercado para tomar decisiones y saber si están consumiendo organismos genéticamente modificados la importancia radica en que existe la posibilidad de que puedan causar reacciones alérgicas por la incorporación de ciertas proteínas.

Bajo el principio de hacer el bien, sería bueno que los OMG se usarán para contribuir a llevar a alimentos en lugares donde existe el hambre y las condiciones son desfavorables para lo producción natural, fomentando un desarrollo sustentable, pero desafortunadamente los intereses del uso de los OGM son principalmente económicos además de que se está monopolizando la producción con la creación de patentes, si bien no se puede patentar un ser vivo se está recurriendo a patentar las semillas que fueron obtenidas por medio de la biotecnología, este tema causa controversia debido a que por años los conocimientos en cuanto a producción agrícola eran transmitidas y nunca se privatizaron.

De acuerdo con el principio de no maleficencia están los efectos dañinos de la propagación de OGM que, si bien aún no se tienen claros, se ha producido una gran discusión sobre las consecuencias a mediano y largo plazo, donde puede haber riesgos de orden ecológico y que difícilmente pueden ser medidos, pero que, sin dudarlo, es un potencial peligro para las especies así como para los ecosistemas que pudiera ser irreversible. Por ejemplo, algunos OGM son introducidos sin haberse evaluado la seguridad, así como la posibilidad de que se transfieran genes modificados a poblaciones silvestres y la posibilidad de causar riesgos a la salud.

Bajo el principio de justicia es importante realizar un análisis para definir si los OGMs realmente tienen fines humanitarios para reducir el hambre como algunos argumentan; el problema no es la falta de alimento sino la distribución y los altos costos en el mercado. El uso de patentes en los OGM generan aumento en los costos por lo cual serán alimentos que no están disponibles para los diferentes grupos sociales; además, queda claro la injusticia al generar una competencia desigual debido a que las industrias controlan el mercado al ser dueños de las tecnologías, así como del método, por lo cual, sectores productores tradicionales no tienen forma de competir de forma similar. Si se habla en cuestión del daño al medio ambiente, que actualmente no queda claro, pero que de no medirse y evitarse se estaría proporcionando un desigualdad para las generaciones futuras, las cuales no se beneficiarias de un mejor medio ambiente, o de tener acceso a especies que de no ser protegidas pueden desaparecer.

Por lo tanto, para concluir, es importante mencionar el papel fundamental que tiene la bioética en este tema, ya que es importante reflexionar sobre cuáles son las mejores formas para regular el desarrollo de la biotecnología enfocado a salvaguardar las especies autóctonas, cuidar que los beneficios sean para solucionar el problema de la distribución de los alimentos basándose en el desarrollo sustentable sin afectar a generaciones futuras para buscar mejorar las condiciones de vida.

*Invitada por el Consejo Estatal de Bioética


Nuestros lectores comentan

  1. Marta Elena Herrera Alvarez

    Valorar riesgos y beneficios es en estos momentos donde la actvidad antropogénica sin medida destruye la biodiversidad y empobrece a miles de campesinos, granjeros, pequeños agricultores con la uimposición de semillas transgénicas. La bioética como mediadora de conflictos ha de actuar y el criterio de incertidumbre para la ciencia es clave para dejar las evidencias para las próximas generaciones de las implicaciones a corto, mediano y largo alcance de la liberación de transgénicos al medio ambiente y par ael consumo humano y animal