Emilio
Emilio

Ayer fue el Día Mundial del Libro y los Derechos de Autor. La fecha, propuesta por la UNESCO en 1995, sirve para recordar a los escritores Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega, quienes fallecieron en 1616. Shakespeare falleció un 23 de abril, según el calendario juliano; Cervantes falleció el 22 de abril, y enterrado el 23.

En la ciudad de Zacatecas la celebración fue con dos actos: un maratón de lectura en la estación de radio estatal. Leyeron de todo en 24 horas, del sábado 22 al domingo 23. En el transcurrir agregaron música, recuerdos y lectura de todo. Asistieron más de 100 lectores. Su meta eran 150 participantes.

Ayer, en la Bicentenario, en algo que denominaron los organizadores “Sala de Lectura Amparo Dávila”, hubo lo tradicional –como truco de juguetería artesanal–: relatos para niños y textos infantiles para los asistentes. En una palabra sintetizamos lo hecho por el Instituto Zacatecano de Cultura: espectáculo para fomentar la lectura.

Por cierto, la que estuvo ausente de intervención y publicidad sobre el tema fue la principal biblioteca pública de la ciudad de Zacatecas. No hizo alusión alguna.

Quizá tendremos que esperar a la feria del libro, la que organizan las autoridades, para conocer qué proyectos tienen para fomentar la lectura y lo más importante: la comprensión lectora. El asunto ya no es simple, en este mundo que exige una buena convivencia de lo analógico y lo digital. El reto de los libros y su lectura no está en la circulación o la preferencia canónica, sino en mejorar la comprensión lectora –en y sobre cualquier texto–.Alberto Manguel ha advertido: “Los nuevos lectores no saben leer competentemente. Hay que insistir en fomentar la lectura más personal y responsable”. Propuesta que es muy distante a los actos colectivos que promueven en Zacatecas.

Algo más

El próximo miércoles, abril 26, la Unidad Académica de Filosofía inaugurará el Congreso Nacional de Humanidades. La reunión tendrá tres ejes temáticos: literatura, lenguaje y cultura; historia, religión y política; y filosofía, modernidad y crítica. El congreso es uno de los primeros actos celebratorios por el aniversario 30 de fundación de la Facultad de Humanidades, centro educativo que gestó las actuales unidades académicas de Filosofía, Literatura, Historia y Antropología-Arqueología. Lo que se presente es, sin duda, un corte de caja para advertir el transcurrir del rostro humanístico de máxima casa de estudios de Zacatecas.

 


Los comentarios están cerrados.